By
Quim Coll

Juanjo Villalba Bermúdez trabajaba en marketing de moda hasta que en 2015 decidió cambiar la dirección de su crecimiento personal y dedicarse al diseño. Se formó en el IED Barcelona y pasó unos meses en el taller de Juan Vidal. Tras trabajar en un estudio de diseño multimarca estaba listo para aventurarse en el mundo de la moda con su primera colección. Mitología Emocional es el resultado de este proceso de cambio y su carta de presentación como diseñador. F: © Mar Ordoñez. Cortesía de Juanjo Villalba Bermúdez

La colección Mitología Emocional es el debut de Juanjo Villalba Bermúdez y cuenta con 12 looks que representan 12 emociones distintas

La colección quiere representar con cada look los sentimientos vividos en una historia de amor fracasada. Compuesta por 12 outfits completos, 28 prendas y más de 30 tejidos, toma la albañilería y la ropa de trabajo como inspiración. Tal y como cuenta el propio diseñador en una nota de prensa, cada look es un dios distinto para la Mitología Emocional, y todos y cada uno de ellos tienen nombre: Optimismo, Entusiasmo, Anhelo, Exuberancia, Admiración, Desasosiego, Desconsuelo, Melancolía, Ira, Hostilidad, Gratitud y Serenidad.

Cada uno de esos dioses encarna, de esa forma, un sentimiento distinto que emula todo lo vivido en un romance, desde antes de conocerse hasta después de romper con la relación. Las imágenes de la campaña vienen firmadas por la fotógrafa y videoartista Mar Ordoñez, cuyas fotos y films evocan un mundo propio en el que destaca la iluminación onírica, el sentido del humor y la belleza. Aporta otra realidad a la colección con una mirada especial al arte del retrato, transmitiendo todos y cada unos de los sentimientos que cada look de la colección aporta de forma particular.

Es así como Juanjo Villalba Bermúdez materializa lo abstracto y lo tangible combinando más de 30 tejidos distintos, tomando también como inspiración detalles de la albañilería que forman parte de su propio ADN. La funcionalidad de la ropa de trabajo adaptada a la ciudad y el uso de materiales de construcción para la manipulación de los tejidos sirven para reivindicar su origen de familia obrera dedicada a la confección y a la albañilería.

De esa forma, el diseñador consigue crear una colección que no solo sirve como carta de presentación, también sirve como carta de amor a sus orígenes y al fruto de sus esfuerzos.