By
Cecilia Díaz Betz

Imagínate que de la noche a la mañana todo nuestro mundo se vuelve Lego -que no loco-. Nos levantamos por la mañana, nos ponemos un café y, en vez de nuestra habitual dosis de cafeína líquida, ante nosotros caen decenas de oscuras piezas que nos recuerdan que fuimos niños alguna vez. Una deconstrucción de la cotidianidad, y de los objetos que la acompañan, creada por Michal Kulesza que, curiosamente, nos invita a recordar y reconstruir.

Una divertida forma de hablarnos de la cosificación el mundo en el que vivimos dándole una perspectiva irónica

Este diseñador polaco ha recreado nuestro día a día a modo de crítica al sistema, sustituyendo algunos elementos, en teoría básicos, elementales e imprescindibles, por piezas de Lego. En esta serie fotográfica las piezas aparecen realmente mimetizadas con la realidad que representan. Michal Kulesza nos habla de la cosificación del mundo en el que vivimos, dándole una perspectiva irónica y aportando grandes dosis de sentido del humor. Una interesante forma de darle un giro y formar una realidad alternativa donde nuestro simple y ordinario entorno se puede convertir en un mundo fantasioso y surrealista.

efc8db11b7bf5d2b2ba98e34c3954fb1Podéis ver más trabajos de Michal Kulesza haciendo clic aquí. Cada día agregan nuevas fotos así que… ¡no te pierdas las actualizaciones!