By
Cecilia Díaz Betz

En los últimos tiempos en materia de bebidas de alta graduación, parecía que la ginebra no iba a bajarse de su trono como reina del combinado, y permitir dejar paso a otras opciones. Sin embargo, en la variedad está el gusto y en la inquietud de probar otros sabores, la gracia del asunto. Así que, ha costado un poco arrebatarle el reino, pero hoy en día ya podemos decir que la cosa está más repartida. Entre los recién llegados, hay una bebida tradicional de México que se está llevando la palma, despuntando por derecho propio entre el resto: el mezcal.

“Si buscas que algo esté bien hecho, tiene que estar hecho con amor, de ahí surge el nombre, porque nos enamoramos de nuestras tradiciones”

Ha conseguido algo impensable, empezar a hacerle “guerra” a la ginebra, convirtiéndose en uno de los destilados naturales preferidos por los consumidores. No es para menos, su sabor especial, unido a su proceso de elaboración, tratamiento y composición 100% natural y orgánico, han convertido al mezcal en fruto de devoción. Dentro del elenco de destilerías mexicanas que han ido abriendo mercado en este lado del Atlántico, hay una en concreto que nos ha enamorado en la primera degustación: el Mezcal Amores. Su nombre ya nos desvela su secreto: está elaborado con mucho amor por su tierra, tradiciones e ingredientes, y eso, se nota.

AMORES CUPREATA-BCN-M-128

Ahora, acaban de presentar en nuestro país el Mezcal Amores Cupreata Guerrero, su “joven” más apuesto que llega directo a arrebatarnos el corazón. Hablamos de un mezcal joven elaborado 100% de manera natural y orgánica a base de Agave Cupreata, una variedad poco  común que solo se encuentra en el estado de Guerrero (México). Está hecho a mano por un maestro mezcalero de Mazatlán, con fermentación 100% natural al aire libre y doble destilación en alambiques de cobre. En boca se notan claramente los aromas a cuero, cacao y semillas de calabaza tostadas, con un primer toque de chile cascabel seco, que acaba evolucionando hacia un perfume místico de incienso de copal. Pero el final es lo mejor ya que es “muy agradable porque te transporta a un campo después de la lluvia”. 2R4A6918