By
Cecilia Díaz Betz

Si hay algo que caracteriza a AOO (Altercoses_Otrascosas_Otherthings) es que les gustan las cosas hechas aquí. Ya sea con sus propias manos, por artesanos o pequeños fabricantes locales. Echen un largo y gustoso vistazo a su web, o pasen a ver su excepcional surtido de objetos en vivo y en directo en su tienda para cerciorarse de lo que les contamos. También son conocidos por su impecable y pulcra imagen, sus colaboraciones con otras firmas o artistas, y su modus operandi de presentación más claro que el agua: menos es más. Pues bien, este año se les ocurrió que para Navidad no había mejor regalo que la miel. Y si algo tiene este sugerente producto, son sus muchas y beneficiosas propiedades, además de ser un básico muy socorrido en la cocina. Somos fans de su ocurrencia.

Levántense todos y aplaudan esta genialidad, o lo que es mejor, corran despavoridos a AOO a comprar botes y botes de Mel Gibson

Eso sí, no valía cualquier miel, así que emprendieron un viaje hasta L’Alt Empordá, y después de probar varias, hubo una de Cap de Creus que les robó el corazón y convenció sus paladares. La compraron a los productores locales y ellos mismos la embasaron, etiquetaron y bautizaron. ¡Y qué gran bautizo! A una miel nacida en el agreste y rudo enclave de Cap de Creus, con sus peculiaridades e idiosincrasia, sus peligrosos acantilados o sus vientos desbocados, qué mejor que llamarla Mel Gibson. «Para una Navidad letal, regala Mel Gibson». Por favor, levántense todos y aplaudan esta genialidad, o lo que es mejor, corran despavoridos a AOO a comprar botes y botes de Mel Gibson. La ambrosía, la poción mágica, la fuerza y la energía que necesitas para sobrellevar las fiestas y el fin de año. Regalársela a tus seres más queridos es toda una declaración de intenciones. Da igual si eres más de Arma Letal o de Braveheart, Mel Gibson es LA MIEL que llevas años esperando. En fin, nada como una buena idea, realizada con un buen producto, un poco de cachondeo que te saque una sonrisa, y redondeada con un diseño perfecto para caer rendidos. Muy a favor, sí.