By
Laura Naranjo

Jeff Koons sigue haciendo de las suyas. No contento con ser el mejor artista pagado en vida del 2013, el estadounidense se ha lanzado ahora a por la obra más grande de su historial.

Treinta y cinco metros de largo mide la última de sus creaciones. Se trata del yate del coleccionista de arte Dakis Joannou, que ya surca los mares con el diseño de Koons. Inspirado por el camuflaje naval británico de la Primera Guerra Mundial, la embarcación está protagonizada por las formas geométricas y colores muy pop-art que contrastan con el blanco y negro de las paredes. ¿El nombre? Guilty.