By
Cecilia Díaz Betz
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null

Waterglazed, la colección de Maya Hansen FW16, es una historia sublime que viaja a través de los meses más fríos del invierno. La fuerza de la naturaleza deja superficies erosionadas que conviven con el opulento brillo de los paisajes maravillosos de las montañas nevadas. Sobre una bruma densa y espesa se estructuran iridiscencias ofreciendo una imagen espectacular que se abre poco a poco a los brotes dulces y metalizados de la primavera.

Waterglazed, la colección de Maya Hansen FW16, es una historia sublime que viaja a través de los meses más fríos del invierno

Tejidos ricos y opulentos, de superficies brillantes y acabados couture con hilos de lúrex, metalizados en rayón viscosa y polipieles metal soft, se mezclan con tejidos más espesos de aspecto envolvente y cálido como fieltros o neoprenos para dar un acabado engomado, protector y esponjoso a las prendas. Tejidos que invitan a ser explorados por el sentido del tacto. Tejidos técnicos, texturas acolchadas, encajes, rejillas 3D, sobre bases mate de alto gramaje a tono. Blanco roto, negro y nude, se mezclan con tonos pastel fríos como rosa palo, verde agua, turquesa o gris hielo; así como con metalizados y nacarados en tonos antracita, plata, dorado, cobre y platino. Vestidos-corsés largos. El vestido lápiz básico se vuelve más trabajado, y evoluciona hacia prendas más largas. Faldas evasé, tanto de capa como plisadas, croptops, corsés con faldas lápiz y chaquetas estructuradas. La superposición de capas de tejido, así como el desarrollo de prendas con diferentes materiales y texturas se convierte en uno de los hilos conductores de la colección para hacer al vestido la prenda protagonista de la misma.