By
Daniel Olea

Para el fotógrafo alemán Marius Sperlich, la belleza femenina es un asunto que debe admirarse muy, pero muy de cerca.

Imágenes cargadas con un tinte sensual, fashion y escabroso, que gusta pero incomoda

Los disparos de la cámara de Sperlich, traen a la luz su propia declaración sobre la estética a través de imágenes sumamente detalladas, cargadas con un cierto tinte sensual, fashion y escabroso, que gusta pero incomoda.

Su cuenta de Instagram compila las capturas de diversos labios carmesí y miradas turquesa que destellan con autoridad entre composiciones de alto contraste, sumergidos en encuadres profundos decorados con fuego, vidrio, plástico, espinas, pintura y hasta pequeñas figuras a escala. Todo se conjunta en el golpe de un torbellino colorido capaz de redefinir el concepto del extreme close up.

La postura ante el trabajo de Marius Sperlich no contempla la indiferencia. Es innegable que sus fotografías despiertan emociones que navegan en los límites de la provocación y el humor, que nos orillan a mirarlas fijamente y abrazar sensaciones de manera tan cercana, que casi es posible sentir su aliento.