By
Laura Naranjo

Tiendas de interiorismo hay muchas. Que nos sorprendan, sólo un pequeño reducto. Entre ellas encontramos Mar de Cava, un espacio dirigido por la arquitecta técnica Mar Gómez, que decidió abrir su propio chiringuito tras intentar amueblar su casa con piezas algo especiales. Además, ahora acaba de incorporar al local un bar-café-restaurante, la mejor manera de combinar el mejor diseño con buen comida. 

En Mar de Cava puedes encontrar el trabajo de diseñadores como Jordi Milà (Barcelona), Drugeot Labo (Francia), la revisión de la Mama Silla a cargo de Acapulco, Boca do Lobo (Portugal) y sus piezas trabajadas como antaño con elementos modernos, los sofás de Baxter, las mesas de los arquitectos Two/Bo hechas con baldosas clásicas del Eixample, el trabajo de Dona Wilson (Escocia), los muebles de terraza de Lobster’s Day o los de papel de Wijskamp; las cerámicas de Apparatu diseñadas por Alex Trochut, las joyas de Alejandra Anglada, las de Undergrowth Design hechas con moldes clásicos de la época victoriama; e incluso los vestidos de crochet de Josep Mestres, todos piezas únicas.

El espacio donde están expuestas las piezas es digno de ser visitado. Y es que además, no podrás decir que no a una ensalada de burrata, de ventresca o de queso de cabra seguido de un carpaccio de buey o de salmón. Ofrecen desayunos, meriendas, cenas y copas. Tú eliges. Mar de Cava es, pues, el paraíso de los amantes del diseño y la decoración, así como de piezas especiales para regalo y del buen comer. La exclusividad, eso sí, se paga. Aunque con gusto.

Detalles




  • Dirección: C/ Valencia, 293. Barcelona