By
Nuria Candela López

Al final del Passeig de Joan Borbó, se esconde desde hace escasos meses Maná 75º; un restaurante que rinde homenaje al Mediterráneo y a las culturas que comunica, a los sabores del mar y al espíritu marinero del barrio en el que se encuentra ubicado. Con una carta que explora texturas y sensaciones gustativas, uno de sus especiales reclamos son las doce variedades de arroces y paellas, que serán la cruz de los indecisos.

La gastronomía compartida forma parte de nuestra tradición y cultura y el disfrute aumenta al sumar comensales alrededor de una mesa

Maná toma su nombre del manjar milagroso de los dioses, también podría referirse a ese bien que se recibe de manera gratuita e inesperada. Sin embargo, eso no es todo, con el añadido de los 75º, sus fundadores hacen un guiño al secreto que hace que sus arroces alcancen el grado de exquisitez más elevado- los caldos y los fumets con los que se hacen los arroces se elaboran a 75º-.

Su cocina avoga por la transparencia , ya que en su mostrador todo queda abierto a los ojos del público, que puede admirar cómo se preparan al momento los 19 paelleros con los que está equipado Maná 75º.

El espacio, amplio y luminoso, lo firma el estudio Turull Sorensen Arquitectos y bien merece una mención especial. Entre otras cosas, porque sus artífices decidieron apostar sabiamente por las mesas redondas, pensadas para sentarse y degustar los platos en compañía, porque la gastronomía compartida forma parte de nuestra tradición y cultura y el disfrute aumenta al sumar comensales alrededor de una mesa.

Podemos empezar el banquete con el trío de ensaladas: la de mango con nube de parmesano (bouquet de ensaladas frescas y mango en rondelle y su fino coulis aromatizada con una vinagreta suave a la mostaza), la de langostinos con ajoblanco de almendras, (manto crujiente de arroz que esconde unos langostinos al vapor en ajoblanco de almendras marcona con mayonesa de plancton, brotes de wakame y suave aroma de shichimi) o la de contrastes (escarola frise con brunoise de frutos rojos y queso de cabra aliñada al aceite de trufa y parmesano con manzana caramelizada y virutas de foie).

Una buena forma de continuar sería el Rodaballo fish & chips, frito entero con patata platillo, hoisin de fresa, lima y mojo verde y su exquisito Singapur Day; bogavante y mejillones braseados acompañados de su sabrosa salsa Singapur con cilantro y cebolla tierna que se sirve con un pan chino de la casa igualmente reseñable.

Llegados a este punto no importa lo llenos que estéis porque el festín culinario todavía continúa, turno ahora de los arroces y paellas. A los indecisos os recomendamos estudiar la carta antes de ir en su web o que os dejéis aconsejar in situ, porque seguro que será igualmente un acierto.

Acércate a disfrutar los sabores del Mediterráneo a Maná 75º, auténticos manjares para compartir en mesa redonda, buena compañía y con un buen vino.

Más información aquí.

Detalles




  • Dirección: Passeig Joan de Borbó 101
  • Horario: Abierto de lunes a jueves de 13h a 16h y de 20h a 23h y de viernes a domingo de 12h a 24h
  • Teléfono: +34 93 832 64 15
  • Tipo: Restaurante
  • Web: http://mana75.es