By
Cecilia Díaz Betz

De la pasión por el arte, el color, la belleza y la moda de una inquieta mujer, Ana Carrasco, se gestó a fuego lento, con mucha dedicación y buen gusto, Malababa. Una firma de accesorios patria que lleva desde 1997 -año oficial en el cual funda la marca junto a su marido Jaime Lara- haciendo las delicias del sector femenino en materia de bolsos, zapatos y bisutería. Y sobre todo, marcando una gran y necesaria diferencia a la hora de diseñarlos y producirlos, sin salir de nuestras fronteras en ese proceso. Algo que la ha convertido en una marca emblema de diseño y buen hacer de nuestro país.

Piezas que trascienden a la dictadura de las tendencias, deviniendo en objetos únicos que logran traspasar la barrera generacional

Los diseños corren a cargo de la propia Ana Carrasco, quien imprime su especial y colorista imaginario en cada una de las colecciones. El resultado son piezas únicas que trascienden a la dictadura de las tendencias, deviniendo en singulares objetos que logran traspasar la barrera generacional. Complementos que seducen por sí mismos y que nacen de «un ideario de belleza libre de cánones» -como profesa Carrasco en su web-.

En su propio taller llevan a cabo el diseño y el desarrollo de los prototipos. Acto seguido, los productos son elaborados artesanalmente en talleres españoles por profesionales de alto nivel y bajo un férreo control de calidad. Por si fuese poca la buena noticia del ‘made in Spain’, la técnica de teñido que llevan a acabo en Malababa es totalmente artesanal. Gracias a esta natural forma de curtir las pieles, consiguen, por un lado, que sean más ecológicas; y por otro, darles un aspecto más agradable al tacto y a la vista. El resultado es un acabado exclusivo que dota de un carácter único las gamas de color de todas las colecciones. Cosas sencillas que van adquiriendo su belleza con el paso del tiempo. Accesorios que emulan el paso de los años tras un proceso de teñido y lavado, dejando visibles las imperfecciones que la piel pueda tener.

15IB028NEGROORO_C

Esta temporada hemos caído oficialmente rendidas al embrujo de Malababa con modelos de bolsos como Knot o el Neovalentina (este último presenta un precioso broche cubista realizado en latón). La nueva línea Bolona, elaborada en napa de cordero, tiene un marcado carácter ochentero en color y mucha actitud punk en su forma, que convierten estos mini bolsos en irresistibles para este SS16. Aunque la nueva versión del modelo Minihontas en piel de serpiente nos tiene absolutamente enganchadas. Una pieza que partió de la idea de «la armonía con la que la naturaleza mezcla elementos aparentemente antagónicos entre sí, pero indispensables los unos con los otros».

Malababa 03

¿Con ganas de tener un Malababa? Hazte con tu modelo favorito a través de su tienda online aquí o en sus tiendas físicas de Madrid, Barcelona y San Sebastián.

Photos © Rosa Copado