By
Cecilia Díaz Betz

Un hombre pegado a una cámara, una cámara pegada a un hombre. Hablamos de Alberto Polo (Barcelona, 74). Su nombre no es uno cualquiera en el mundo de la fotografía. Publicaciones en reputadas revistas internacionales de skate y música lo avalan -de lejos- profesionalmente. Pero a través de su trabajo personal es donde quizás más te atrapa sin retorno y, desde luego, donde deja entrever sin tapujos su autoría.

En Love Life nos conquista de un modo tan natural y lógico como la vida misma que nos presenta. Parece magia, pero es mejor

Imágenes que se balancean entre el encontronazo, lo casual, lo cotidiano y la gran perspicacia que desprende su mirada. Fragmentos de un puzzle sin final definido, disparados en un excelente blanco y negro. Viñetas que nos van relatando su vida, esa que ama profundamente. Luces, sombras y muchos contrastes, que ahora comienzan una nueva andadura como libro, al que su autor, Alberto Polo, ha bautizado acertadamente como Love Life. Una maravilla de cuaderno de bitácora visual -que él mismo ha diseñado, maquetado y autoeditado bajo el nombre de Long Distance Runner-, donde redescubrir su trabajo y dejarse capturar por esa vida. Si en su primera incursión en el mundo editorial con el genial fotolibro Hasta la boya y volver, Alberto Polo fotografía a Nueva Vulcano (La Castaña y Long Distance Runner) nos conquistó sobremanera, en Love Life aplaudimos encantados, ya que la conquista se presenta de un modo tan natural y lógico como la vida misma que nos enseña. Parece magia, pero es mejor. Muy a favor desde la primera ojeada.

 

11655309_10153533839610815_440417937_n


Autor: Alberto Polo.
Autoeditado bajo el nombre Long Distance Runner
Páginas: 64 páginas.
Imágenes: 61 Duotonos.
Tipo de impresión: Offset.
Formato: 20,5×31.
Papel: Offset.
Encuadernación: Grapada y con solapas.
Tirada: 250 ejemplares numerados.

Fotografiado, maquetado y diseñado por Alberto Polo.