By
Olivia García-Patto
1210840
1210841
1210842
1210843
1210844
1210845
1210846
1210847
1210848
1210849
1210850

Frente al lente, Louise Parker es toda una modelo editorial y de pasarela profesional que ha posado y desfilado para los grandes. Tras él, es una muy talentosa fotógrafa capaz de parir obras como Pieces of me’.

‘Pieces of me’ reclama directamente a la sociedad su papel en la definición de los cánones estéticos

A ratos en las pasarelas de Chanel, Calvin Klein o Alexander Wang, a ratos en sus backstages documentando el día a día de las modelos y a ratos creando cosas verdaderamente interesantes. Parker vive y retrata sus experiencias como modelo desde ángulos diferentes, explorando y cuestionando el imaginario que implica su profesión.

Graduada en fotografía por el prestigioso Bard CollegeLouise Parker se ha ido ganando al mundo de la fotografía poco a poco. El centro holandés de referencia mundial en fotografía, Foam, la galardonó recientemente en su convocatoria Talent Call, cornándola comojoven artista cuyas ideas y aproximación están remodelando la disciplina.

El trabajo que la llevó hasta allí, ‘Pieces of me‘ reflexiona sobre su propia identidad como persona, como modelo y como fotógrafa. En un movimiento casi poético, Parker recuperó imágenes suyas tomadas por otros para crear collages de autoría propia que, de alguna manera, le devuelven posesión y autoridad sobre su propia imagen e identidad.

A pesar de que el concepto de belleza nunca ha sido epicéntrico para ella, ‘Pieces of me‘ reclama directamente a la sociedad su papel en la definición de los cánones estéticos al apropiarse de material público de ella para recrearse a sí misma, diferente, nueva y nada impasible. En una metáfora muy directa, Parker usa lo plano del papel para distorsionar las partes del cuerpo y destruir toda la producción que llevan las imágenes y que hacen que esos estándares estén donde están. Por eso, los collages de Parker trascienden la superficialidad de la comercialización de la belleza.

Pieces of me‘ desafía así las convenciones paridas por la industria y difumina las fronteras entre arte y fotografía, a la vez que distancia a la modelo del mundo de la moda y le abre las puertas como artista.