By
Cecilia Díaz Betz

El icónico director de cine John Carpenter, en cuya filmografía encontramos clásicos de culto como Rescate en Nueva York (1981), La cosa (1982) o Golpe en la Pequeña China (1986), lanzaba a principios de año su primer disco, Lost Themes (Sacred Bones Records, 2015).

Melodías crudas, misteriosas y con épica, que se acercan a la electrónica progresiva, y en las que se entremezclan guitarreos macarras y hasta pinceladas de órganos eclesiásticos

Un bien logrado debut que, ¡ojo! ni es la banda sonora de una nueva peli suya -algo a lo que ya nos tiene más que habituados-, ni tampoco son tracks recuperados de otras composiciones. Se trata de un disco inédito donde disfrutar de principio a fin de la peculiar idiosincrasia musical Carpenteriana. Sus pinitos en el mundo de la música los dio componiendo las bandas sonoras de sus propios films, debido a los bajos presupuestos con los que contaba. Composiciones a base de sintetizadores de líneas minimalistas, muchas de las cuales se quedaron grabadas en nuestros imaginario sonoro para siempre. En Lost Themes no se pierde ni un ápice de la tan característica experimentación sonora de Carpenter, ni de su genialidad creando atmósferas. Melodías crudas, misteriosas y con épica, que se acercan a la electrónica progresiva, y en las que se entremezclan guitarreos macarras y hasta pinceladas de órganos eclesiásticos. Para la grabación del disco contó con la colaboración de su hijo Cody y su ahijado Daniel Davies. Escúchatelo íntegro aquí abajo, y haz tu pedido aquí.