By
Cecilia Díaz Betz

La jovencísima diseñadora Rosa Rubio nos presentaba hace unos años un proyecto la mar de interesante: Los Objetos Decorativos. Sus primeras propuestas, los Objetos Nº1, Nº2, Nº3 y Nº4, caminaban entre las aguas dadaístas, el minimalismo y la reinvención, dentro del diseño de producto. Se trataba de objetos comunes de limpieza, pasados por el tamiz de la diseñadora que, cansada de ver esas escobas, plumeros y demás menesteres horribles y sin personalidad, se decidió a darles alma, sentimiento y belleza. Si por aquel entonces ya apuntaba muy buenas maneras, ahora con sus últimas creaciones, más trabajadas y escultóricas, nos ha terminado de conquistar. Os presentamos a los Objetos Nº5, Nº6, Nº7 y Nº8.

Estas nuevas piezas de inspiración tribalista, ancestral y con cierto halo de misticismo, se construyen a través del juego de elementos textiles, maderas y apliques cerámicos. En palabras de su creadora: «Los tejidos son idealistas, los materiales terrenales y el montaje artesanal».El resultado que generan son objetos escultóricos decorativos, pero verdaderamente enigmáticos, ya que parecen sostener dioses y diosas paganos entre sus materiales. Además, esta especie de tótems, visualmente muy atrayentes, están ideados para ser colgados y poder moverse, como móviles y cazasueños revisionados. Sin duda, merece la pena dejarse embaucar con este proyecto que defiende la personalidad de las cosas que nos rodean y de las que nos hacemos rodear.

Todos Los Objetos Decorativos están autoproducidos de principio a fin, lo que les otorga el valor añadido de ser únicos, cada uno tiene sus matices de imperfección, artesanía y autenticidad. Podéis adquir estas maravillas en su shop online o en Silo Store (Berlín) y en Insula (Reyjkavik, Iceland).