By
Cecilia Díaz Betz

No es la primera vez que os hablamos de Octaevo, y sabemos de muy buena tinta que tampoco será la última. Esta firma de papelería que irrumpió en el panorama patrio hace escasos dos años agitando con mucha clase el mundo del papel funcional, sigue su curso natural de crecimiento en todos los sentidos.

El último grito es una colección de objetos de escritorio que verá la luz en septiembre, realizados en su mayoría en papel, pero con la introducción de nuevos materiales

Por un lado, ampliando el radio de acción -sus productos ya se distribuyen en más de 25 países- y, por otro, engordando sustancialmente, y a base de buenas ideas, su elenco de productos. El último grito es una colección de objetos de escritorio que verá la luz en septiembre, realizados en su mayoría en papel, pero con la introducción de nuevos materiales como la cerámica, algunos textiles como el lino y el latón. Esto se traduce en floreros de papel impermeables y maravillosos, marcapáginas muy útiles a la par que bellos o lapiceros extraordinariamente bonitos. Sin escatimar, por supuesto, en ampliar su oferta de libretas y cuadernos. Eso sí, sean cuadernos u otros objetos, en Octaevo nunca se olvidan de su ya tan característico toque arty. Un punto diferenciador, elegante y delicado que este 2015 les llevó ha ser elegidos por la prestigiosa feria parisina Maison&Objet como una de las nuevas marcas más prometedoras de la temporada. Estate al loro el mes que viene para entrar en su web y renovar tus artilugios para la vuelta al cole. Larga vida a Octaevo.

Photos ©Wai Lin Tse