By
Quim Coll

Todos hemos comido mejillones alguna vez en nuestras vidas. Algunas familias los incluyen como entrantes en la comida de navidad, y también son manjares tipiquísimos en muchas zonas costeras de nuestro país. Hay mil maneras de prepararlos, pero todo parece indicar que en unos años dejarán de existir. F: Cortesía de Más que Ciencia

Estudios recientes parecen indicar que un millón de los ocho millones de especies animales y vegetales ya están amenazadas de extinción y podrían desaparecer en la próxima década

Jackie Sones, coordinadora de investigación de la reserva marina de Bodega en California, ha observado que un gran número de mejillones californianos han muerto dentro de su propia cáscara. Las temperaturas son tan altas que, literalmente, los mejillones se cocinan solos mientras están pegados a las rocas. Según Sones, una combinación de altas temperaturas y mareas bajas ha hecho que los mejillones no tengan el tiempo suficiente para refrigerarse, y alcancen temperaturas suficientes para cocinarse al vapor. Dice que es la mortandad más masiva de mejillones que se ha visto en los últimos 15 años. Y no, no tiene ni la mínima pizca de gracia.

Si la cosa sigue así, los mejillones se acabarán extinguiendo. Eso ya es grave de por sí, pero si piensas que los mejillones sirven como protección a miles de especies diferentes que viven en las mismas rocas que ellos habitan, el problema se multiplica. Y es que, mientras datos oficiales de la ONU apuntaban ya en 2007 que se extinguían 200 especies de animales al día por culpa de la crisis climática, estudios recientes de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES) parecen indicar que un millón de los ocho millones de especies animales y vegetales ya están amenazadas de extinción y podrían desaparecer en décadas si no se toman medidas efectivas, urgentes y decisivas.

Mejillones muertos en la costa de California. Cortesía de Jackie Sones

Son ejemplos como estos los que nos demuestran la tangibilidad de la emergencia climática en la que vivimos. Estamos al límite, es ahora o nunca. Tenemos que hacer algo ya mismo o el mundo tal y como lo conocemos hoy en día va a cambiar por completo y para siempre, con resultados catastróficos para toda la raza humana. Y tú, ¿a qué esperas para empezar a actuar?