By
Nuria Candela López

Un año más hemos sobrevivido al Primavera Sound, aunque llevemos dos días arrastrando los pies por el asfalto, intentando recuperar nuestro ritmo cardíaco. Esta edición ha tenido de todo: purpurina, fuegos artificiales, chiringuitos donde comer paella, piscina en la zona Vip, polémica por la incorporación de Amaia de OT a última hora, miles de expresidents cual invasión zombie por el Fórum, fuegos artificiales, moción de censura y sorpresas last minute. Y como no, los clásicos imprescindibles: mucha música, dolor de pies e intoxicaciones etílicas (tirando por lo bajini) más o menos llevaderas.

Como cada año, venimos a contaros solo algunas de las cápsulas que guardaremos para siempre en nuestra memoria

Durante tres días, el Primavera Sound ha brillado en su decimoctava edición. Una propuesta que ha apostatado por la gastronomía con Primmmavera, y que se ha caracterizado por la consolidación de la villa electrónica Primavera Bits, los nuevos escenarios The Warehouse y Radio Primavera Sound by SEAT y por la ubicación al aire libre de Heineken Hidden Stage. También por la paridad en los dos escenarios principales del festival y la primera implementación en un festival del protocolo No Callem contra las agresiones sexuales creado por el Ayuntamiento de Barcelona. Como cada año, venimos a contaros solo algunas de las cápsulas que guardaremos para siempre en nuestra memoria, nuestros highlights.

  • El regreso de Fever Ray para presentar Plunge y su solape con Nick Cave que, obligó a falta de poseer el poder de la bilocación, tener que  repartirnos como buenamente pudimos. Un show bailable hasta la extenuación y al mismo tiempo incómodo cuando los temas lo requerían. El final apoteósico (todavía nos dan espasmos).

©Paco Amate

  • El trance hipnótico de Nils Framh. A pesar de que muchos de los allí presentes ya estuviesen en su órbita espacial particular, dedicándose a hablar, gritar y fastidiar el momento místico que atravesábamos muchos, no consiguieron amargar ese sabor de boca que siempre deja Framh.
  • La cancelación del concierto de Migos supuso el anuncio de Skepta por parte de la organización y el posterior anuncio de Los Planetas; concierto sorpresa para el goce de una gran parte del público local. Hubo incluso alguna fan que en un arrebato pasional se subió en un taxi, se compró la entrada de camino y entró al recinto con la emoción del que va a encontrarse con su biografía sonora, para celebrar con Jota y los suyos la caída del gobierno fascista. La Bienquerida o Young Beef se unieron a su serenata, en la que este último entonó un “Fuck Migos. Esto es Los Planetas, asesinos en serie”.
  • John Maus fue nuestra opción para inaugurar la jornada del viernes. El profesor de filosofía política y genio loco del post-punk melancólico descargó toda su rabia en el escenario, y lo creáis o no, con sus puñetazos también exorcizaba la nuestra.

©Dani Canto

  • Nick Cave y su ‘Push The Sky Away’ en el que subió a un montón de gente al escenario dedicándoles caricias y carantoñas.
  • Descubrir de pronto la actuación de Mike D, de Beastie Boys. Un set de hits de hip hop, justo lo que necesitábamos en ese momento.
  • Slowdive y esa emoción que corre sin frenos. ¡Ay, la nostalgia!
  • A$AP Rocky juega en otra liga. Su puesta en escena lo reafirma, desde el baile con pistolas al aire que acompañó al rapero durante casi todo el concierto, pasando por la abundante pirotecnia, hasta pedir que en ‘Kids turned out fine’ todo el mundo se pusiese a fumar marihuana.

© Eric Pamies

  • Jon Hopkins llegó para levantarnos en el momento oportuno. Su techno y los visuales pusieron a tono hasta al más zombie.
  • Teníamos muchas ganas de ver a Arca tras su show en la pasada edición del Sónar. En el PS no defraudó y nos hizo olvidar  la “realidad que diariamente nos acribilla”, como dijo él mismo.

©Eric Pamies

  • Tras convertir en viral la rueda de prensa previa en la que compartía protagonismo con Yung Beef y Bad Gyal con declaraciones como “El Rey soy yo, el Rey es un gilipollas, la madre del Rey me come los cojones, la que ahora llaman Reina era una presentadora de la tele, y eso es lo que sigue siendo para mí, y que me metan a mí también en la cárcel que me voy a ir a Bélgica a hablarles desde allí”, afirmando que la monarquía es un robo. La actuación de C.Tangana no pasó menos desapercibida, entrada al escenario en moto incluida, la aparición de Dellafuente para interpretar juntos ‘Guerrera’ y su particular denuncia al patriarcado.

© Alba Rupérez

  • El cierre de Black Madonna con un set housero y eufórico perfecto para irse a casa en la cúspide.
  • El dúo canadiense Chromeo fue una de las apuestas más bailables y divertidas de la jornada aportando una gran dosis de funky disco que hizo bailar hasta al más escéptico.
  • El clima se merece estar entre los highlithts de este año. ¿Le ha pagado el Primavera Sound al señor del tiempo? Tres días de sol y temperatura más que agradable en contraste con la lluvia del domingo (un regalo para la resaca general).
  • Las caretas Puigdemont que la organización repartía en el cierre del sábado y que causaron diversidad de opiniones y que despertaron la creatividad de los asistentes, incluso algunos aprovecharon para colocarse un tercer ojo de Puchi en mitad de la frente.

©Incontrolovely

¡Nos vemos el año que viene!