By
Cecilia Díaz Betz

Los hipnóticos paisajes que nos llegan de la mano de Stefano Gardel, nos teletransportan a otra galaxia lejana, a otro planeta desconocido, o sencillamente, a nuestra querida Tierra en un no muy lejano futuro, convertida en un desierto árido, pero eso sí, de desbordante de belleza.

Neon Desert congrega imágenes del desierto al atardecer, que más que fotografías, parecen escenarios de ciencia ficción

La serie bautizada como Neon Desert congrega diferentes imágenes del desierto justo al atardecer. Sin embargo, más que fotografías, parecen estampas inventadas o escenarios de ciencia ficción. Un efecto que Stefano Gardel consigue por un lado, con el sumo detalle que presentan las capturas; y por otro, a través de la sobresaturación de las tonalidades que aplica en una esmerada postproducción, y que acaba dándole esa estética fantástica de luces de neón. Fucsias y azules que se reflejan en las arenas, y que bien podrían ser el escenario de la continuación de Blade Runner.

Sin embargo, hay algo más allá de las propias fotografías de Stefano Gardel que ha llamado mucho nuestra atención: ¿Quién iba a imaginar que este fotógrafo italiano con sede en Suiza es en realidad quiropráctico y la fotografía un hobbie? Quizás de ahí le venga, esa precisión y querencia por el detalle. Sea como sea, además de Neon Desert, merece la pena pasar por su web haciendo click aquí, y disfrutar de otras de sus series de viajes.