By
Quim Coll

Ai Weiwei estrenó en septiembre Life cycle, The Marciano Art Foundation de Los Ángeles. La exhibición consta de dos de sus obras más famosas y una nunca vista. La primera es Sunflower seeds, del 2010; 49 toneladas de pipas de girasol hechas de porcelana para resaltar temas como la autenticidad o el individualismo. Sproutsobra del 2015, reune miles de pitorros de teteras y busca un efecto parecido.

Ai Weiwei es un artista y activista político cuya vida ha girado alrededor de la defensa de los derechos humanos

El artista chino ha estado altamente involucrado en el tema de los derechos humanos desde pequeño. Su padre, poeta político radical, fue visto como una amenaza para el gobierno chino, lo que obligó a la familia de Weiwei a exiliarse como castigo. De esa forma, Ai Weiwei se vio envuelto en el activismo no por elección, si no por experiencia personal.

‘Life cycle’, la última instalación de Ai Weiwei. Fotografía de Joshua White

Ai Weiwei siempre ha sido un crítico feroz al gobierno de su país, del que ha renegado por su falta de democracia y violación de los derechos humanos. El artista reside actualmente en Berlín en condición de refugiado gracias al trabajo del gobierno alemán. Eso no impide que, por ejemplo, esté exhibiendo algunas de sus obras más famosas en museos de todo el mundo.

Vista aérea de ‘Sprouts’ y ‘Sunflower Seeds’, por Joshua White

La principal atracción de la exposición, pero, es una gigantesca escultura hecha por Weiwei llamada Life cycle; su respuesta a la crisis de los refugiados. Un enorme barco hecho de bambú, con gigantescas figuras del imaginario chino hechas de bambú y seda.

Foto: The Marciano Art Foundation

Y es que, insistimos, Ai Weiwei ha dedicado toda su vida al activismo político para los derechos humanos. Siguiendo de cerca la crisis de los refugiados, el artista ha diseñado ahora algo que aún no existía: una bandera para simbolizar los derechos humanos. La bandera es una huella abstracta sobre un fondo azul, simbolizando las miles de personas que tienen que abandonar sus países descalzas, con lo que tienen. Un artista primordial para nuestra generación, al que todos deberíamos seguir y del que todos deberíamos aprender algo.