By
Lucía Morales

El arte de Ana Montiel ha conquistado a la redacción de Good2b y es que el imaginario de esta riojana residente en las montañas de Morelos (México) está basado en dos pilares principales: la percepción y la impermanencia. No nos extraña que la artista esté logrando un gran reconocimiento internacional.

Ana Montiel plasma en sus piezas una particular percepción del mundo

Ligados al concepto de la impermanencia surgen las reflexiones sobre los límites del ser humano y la forma en la que ahondamos en situaciones hipotéticas creando una noción de la realidad cercana a la alucinación. Las prácticas aesthetics que Ana Montiel deposita en sus óleos y creaciones digitales reflejan los diferentes estados de conciencia, como si de un “normal waking state” se trataran.

Series como Fields 60 (2018) o In The Center of The Fire (2018) son una buena muestra del cariz etéreo de las creaciones de Montiel, en las que prima el reflejo del poder del subconsciente tanto en la creatividad como en la vida misma. Blancos rotos, colores sintéticos, creación de pigmentos por cosecha propia… La artista plasma esta forma de percepción de la realidad y del mundo en la especial gama cromática que diseña para sus piezas de arte digital en óleo y videoarte, a las que dota de una apariencia nebulosa o de disolución.

Las inspiraciones de Ana surgen desde la investigación científica, las conversaciones de los transeúntes que oye en la calle o los movimientos físicos repetitivos que obtiene del yoga o la meditación. El legado de Ana Montiel en Fields se torna en una experiencia adictiva pues, a través de la profundidad de la que dota al color, ofrece a quienes miran una experiencia introspectiva única.

Ana Montiel tiene en previsión exponer sus obras el año que viene en la feria de arte Zona Maco (México DF) y las galerías osegarcia,mx gallery (México DF), Estudio Aldo Chaparro (México DF) y Peana Off-Site (Nueva York).