By
Cecilia Díaz Betz

Hace tiempo ya os habíamos hablado largo y tendido de un gran hotspot de la ciudad, el elegantísimo Hotel Mercer. Un acertado 5 estrellas en pleno corazón del gótico, que rezuma sutileza y discrección entre sus paredes históricas -recordemos que integran una parte de la muralla romana de Barcino con restos que datan del siglo I DC- y que en muy poco tiempo sus varias caras (la terraza, el Negroni Cocktail Bar, su restaurante,…) conquistaron a extranjeros y oriundos.

Exaltación bien lograda del arte del tapeo, con una excelente carta nueva del trinque y en un lugar donde sentirse en tu bar, pero con cuidados especiales y alma foodie

Hoy este enclave fundamental vuelve a ser noticia porque su bistró acaba de dar un giro más canalla de la mano del nuevo chef del hotel Xavier Lahuerta. Le Bouchon renace como gastrobar, vermutería y bistró francès, otorgándole mucha versatilidad al espacio, que se muestra más desenfadado, algo que contrasta con lo que habitualmente nos imaginamos que suceda en un 5 estrellas. Exaltación bien lograda del arte del tapeo, con una excelente carta nueva del trinque y en un lugar donde sentirse en tu bar, pero con cuidados especiales, savoir-faire francés y alma foodie.

Tanto si eres más de barra y ‘picoteo palillero’, o si prefieres sentarte y degustar otros ‘platillos’ más cómodamente, en Le Bouchon hay un sitio para ti. Su oferta es de lo más diversa, desde unos básicos ideales para ir abriendo boca acompañando a un buen vermouth como berberechos, mejillones en escabeche, surtido de aceitunas maceradas, sardinas o bravas; hasta tapas más elaboradas como croquetas de Jabugo, ostras Gouthier, buñuelos de bacalao o gambas con chutney de mango; y para rematar bien la jornada culinaria, nada como aposentarse en una de las mesas y agarrarse al tenedor para disfrutar de sus cazuelas. Recomendamos la blanquette de veau (estofado de ternera) o la boueuf Bourguignon (tradicional estofado de buey cocinado a fuego lento al vino de Borgoña) cocinado lentamente con vino de la Borgonya francesa. Para completar esta suculenta carta no dejéis de pedir el baba Le Bouchon o el pein perdu (su personal versión de las torrijas).

Por si quedaba algún incrédulo en la sala, cabe resaltar que como novedad, Le Bouchon ha creado un menú de mediodía al estilo francés: cazuela del día, bebida y café por 11 €. ¡Chapeau!

 

Detalles