By
Teresa Rodríguez

Tras el éxito apabullante de La Carmencita, la familia Zamora ha decidido seguir recuperando locales con espíritu castizo para desarrollar sus proyectos gastronómicos. En esta ocasión le ha tocado el turno al local Celso y Manolo, que repite en el barrio Chueca, donde los Zamora sirven recetas de toda la vida que no pasan de moda, así como rico vermut en la barra.

El local se ha mantenido tal y como estaba. El protagonista del espacaio es una espectacular barra de mármol de ocho metros que se completa con seis mesas en la entrada y un par en el pasillo.

El menú, presentado en formato de hoja de periódico, está pensado para compartir y cuenta con unas 70 recetas, todas ellas elaboradas con productos ecológicos. En su web puedes ver el origen y los productores de todos los alimentos que utilizan para elaborar sus platos. Bocadillos históricos como el de calamares, alitas de pollo, ricas empanadillas de bonito del norte, revuelto de huevos, pescados frescos, marisquito asequible, venado a la plancha, tacos de chuletón de vaca frisona cántabra, tomates con sabor a tomate, tartar de ternera al vodka, mousse de dos chocolates con menta o natillas caseras con galleta, son algunos de los platos que te harán disfrutar de la velada por  25€ -30€ por cabeza.

Sabores tradicionales con productos de calidad en un espacio singular, Celso y Manolo os esperan con todo esto y mucho mas en Chueca.

Detalles