By
Quim Coll

La galería de arte moderno BALTIC, situada en Newcastle Upon Tyne, premia cada dos años el arte emergente con los BALTIC ARTISTS’ AWARD; un concurso en el que tres jueces de renombre dentro el mundo del arte escogen un artista cada uno, que tendrá la oportunidad de exhibir su arte en el museo.

El premio supone para los artistas un pago de 5000€ como cuota y 25000€ en materiales para sus nuevas obras y construcciones

La segunda edición de los BALTIC ARTISTS’ AWARD, que se celebra de forma bienal, cuenta este 2019 con Lubaina Himid, Michael Rakowitz y Haegue Yang como jueces. Ellos son los encargados de escoger los tres artistas que presentarán sus trabajos en una exhibición grupal que estará en BALTIC del 15 de febrero al 16 de junio.

Lubiana Himid es una artista de Tanzania que trabaja como profesora de arte contemporáneo en la University of Central Lancashire. Como artista celebra la creatividad de la diáspora africana, desafiando las instituciones que intentan invisibilizarlo. Ha seleccionado es Ingrid Pollard, artista multidisciplinar de Guyana, que trabaja con fotografía, dibujo y audio investigando temas de raza, y etnia en los espacios públicos.

Vista de la exposición de Ingrid Pollard, cortesía de BALTIC

Pollard presentará en BALTIC la exhibición Seventeen of Sixty Eight, una serie de trabajos relacionados entre ellos y con el racismo sufrido por la gente de color. Tomando su nombre de 68 insignias de pubs que la artista encontró viajando por el Reino Unido, la muestra busca enseñarnos la figura y la representación del hombre negro a lo largo de la historia.

Vista de la exposición de Ingrid Pollard, cortesía de BALTIC

Fotografías, signos e insignias de pubs, videos, esculturas… Cualquier cosa sirve para que Pollard nos muestre el racismo histórico e institucional que colma los aparentemente pastorales pueblos de las comarcas inglesas.

 Vista de la exposición de Ingrid Pollard, cortesía de BALTIC

Michael Rakowitz es también profesor de arte, en la Northwestern University americana. Es mejor conocido por su arte conceptual fuera de las galerías, trabajando con esculturas y construcciones. Ha seleccionado a Aaron Hughes, artista, activista y veterano de la guerra de Iraq. Como artista, intenta buscar las conexiones humanas que se crean a partir de traumas colectivos, denunciando los horrores de la guerra.

Vista de la exposición de Aaron Hughes, cortesía de BALTIC

Hughes presentará en BALTIC la obra Poetry Despite/Music Despite (Eternal War Requiem), con la colaboración de GemArts, Kevin Basl, Dunya Mikhail, Carlos SirahKarim Wasfi. La muestra buscará compartir con el gran público la conexión hecha por el artista entre distintos colaboradores de distintas épocas, desde la Primera Guerra Mundial a la guerra de Iraq.

Vista de la exposición de Aaron Hughes, cortesía de BALTIC

El artista consigue con eso crear un espacio de intercambio cultural, examinando los traumas de la guerra y la esperanza humana a través de poesía y música. El proyecto consta de tres elementos principales: una reimaginación del poema War Requiem de Wilfred Owen, nueve grabados en madera originales para mostrar los horrores de la guerra y, para acabar, uno simbólico: la donación por parte de Hughes de todo su sueldo a una asociación de músicos iraquíes afectados por la guerra.

Vista de la exposición de Aaron Hughes, cortesía de BALTIC

Para acabar, Haegue Yang es una artista surcoreana que trabaja con grandes esculturas e instalaciones multi-sensoriales. Su elección ha sido Kang Jungsuck, también surcoreano, artista que explora las conexiones entre el mundo real y el virtual a través de videos, instalaciones, y libros autopublicados. Busca explorar múltiples realidades con equipo del día a día, como ordenadores o consolas.

Vista de la exposición de Kang Jungsuck, cortesía de BALTIC

La obra de Jungsuck se titula GAME II: The Adventures of A Human, A Self-driving Car, and A Lilliputian. Combinando video, escultura y pintura, la instalación es la segunda parte de su proyecto GAME I-II, una simulación de un videojuego generado por inteligencia artificial que permite a los jugadores un gameplay personalizado según sus datos personales.

Vista de la exposición de Kang Jungsuck, cortesía de BALTIC

El proyecto busca crear debate alrededor de la percepción espacio-temporal a través de un motor de juego especialmente sofisticado. En la instalación encontramos a tres criaturas: un humano, un coche que se conduce solo, y un liliputiense. En la galería se podrán encontrar objetos (esculturas) de materiales sintéticos, con monitores simulando las diferentes perspectivas que las criaturas tendrían de ellas.

Vista de la exposición de Kang Jungsuck, cortesía de BALTIC

Podréis ver la obra de PollardHughes Jungsuck en el museo BALTIC hasta el 16 de junio.