By
Quim Coll

A pesar de que, tal y como os contábamos hace unos días, la Met Gala 2020 se posponía indefinidamente debido a la crisis sanitaria del COVID-19, el próximo 4 de mayo seguimos teniendo una cita con el mundo de la haute couture –eso sí, a través de las redes–. La comunidad online High Fashion Twitter, que no está afiliada con el MET, nos ha convocado a todos a seguir una Met Gala virtual celebrada por ellos mismos. F: Cortesía de High Fashion Twitter

La comunidad virtual High Fashion Twitter celebrará su propia versión de la Met Gala en las redes con una serie de desafíos abiertos a sus usuarios

Movidos por la decepción general que fans del mundo de la moda sintieron al saber que este año no se celebraría la Met Gala el 4 de mayo, la comunidad virtual High Fashion Twitter celebrará su propia versión del evento. Tal y como ha anunciado su staff, su evento se mantiene en pie para que sirva un poco de ayuda para toda su comunidad en estos tiempos tan difíciles que corren.

La comunidad de Twitter es una subcultura online con un nexo en común: su amor por la moda. De normal, aficionados del mundillo se juntan para criticar la industria de forma constructiva, y cada año durante la Met Gala se reúnen para comentar todos los aspectos de la noche, discutiendo principalmente sobre los extravagantes looks de la alfombra roja pero comentando también aspectos técnicos, la relación de cada outfit con el tema propuesto y el trabajo que los anfitriones realizan durante la gala.

Manifesto de la Met Gala Virtual. Cortesía de High Fashion Twitter

Este año no habrá looks para comentar, así que la comunidad virtual ha creado una serie de desafíos: los asistentes podrán compartir fotos suyas en outfits inspirados por el tema de la gala de este año, y competirán en un desafío de estilo. Uno que consistirá en crear una marca y otro que consistirá en crear ilustraciones relacionadas con el mundo de la moda. De esa forma, la comunidad online espera crear un espacio en el que reine la fantasía y no exista la impracticabilidad. ¿Te apuntas?