By
Cecilia Díaz Betz

¿Aburrido de lo ‘mediterraneamente’ establecido? ¿Con ganas de cambiar el botellín de cervezas que sueles acoger fielmente en tu mano día sí, día también? ¿Ansías beber una cerveza con la que te identifiques plenamente y que además sea buena a rabiar? Tu deseos son órdenes. Ha llegado la hora de La Brava. Una cerveza temperamental inspirada en esa Costa Brava agreste, intensa y brutamente bella, que ningún guiri ha llegado a ver jamás. Una cerveza que mira directamente a los ojos del mar Mediterráneo cuando se cabrea de verdad y que celebra y se enloquece a partes iguales cuando sopla la surrealista tramuntana.

La Brava es una cerveza tan auténtica, buena y sorprendente como la emblemática localización que la vio nacer

Esta inspiración tan emotiva como honesta, no son únicamente palabras que se lleva el viento, La Brava es una cerveza tan auténtica, buena y sorprendente como la emblemática localización que la vio nacer. Está elaborada con una selección de ingredientes 100% naturales, y con una fermentación tres veces más larga que la cerveza de las grandes marcas, trayendo como resultado en el paladar una bebida de sabor amable, muy fresca y de gran personalidad. Podríamos definir a La Brava como un compendio de lo mejor de cada casa, ya que en ella se dan cita las virtudes de las cervezas artesanas (selección de los ingredientes, cuidado de los procesos, amor por el producto), pero con las bondades de las mainstream (producción de gran volumen y un precio apto para todos los bolsillos). Así que por goleada y carácter sobreasaliente, este encuentro lo gana La Brava.

unnamed-3La puedes encontrar ya en un amplio elenco de lugares, haz clic aquí y averigua dónde degustarla. Y no dejes pasar la oportunidad de ver su vídeo de campaña aquí a continuación, donde hacen toda una declaración de intenciones con un gran sentido del humor.