By
Sandra Navarro Bejerano

Si eres conspiroparanoico por naturaleza, mejor no sigas leyendo. ¿Sigues ahí? Tú mismo, a la CIA no le va a hacer ni gota de gracia que sepas esto. Como de costumbre -no es solo invento de Hollywood- los mejores meollos se cuecen en la cazuela de América: Estados Unidos intenta mantener una imagen de transparencia y su gobierno se empeña en negar esta y otras informaciones, pero como suele decirse, una imagen vale más que mil palabras. Te hemos pillado, tío Sam.

Desde el Laboratiorio Nacional de Los Álamos llegan unas fotografías que son testigo del efecto provocado por unos misiles nucleares que fueron lanzados al firmamento ¡hace cincuenta y cinco años! El resultado es tan hermoso como potencialmente aterrador.

Los flashes y las reacciones en cadena de sus pruebas dejaron escrita una belleza sobrecogedora en el cielo

El denominado Departamento de energía realizó estas peligrosas pruebas con tal de comprobar cuán factible sería lanzar misiles nucleares al espacio. Bautizaron el proyecto como Operation Fishbowl  y durante su ejecución pretendían calcular las futuras posibilidades de hacer impactar uno de los cohetes contra un meteorito o puede que, incluso, sobre la Luna. Pobres yanquis, debían estar asustadísimos sabiendo que EE.UU es el único lugar de la Tierra donde los aliens suelen querer aterrizar.

Se detonaron nada menos que 300 armas nucleares antes de que los lanzamientos fueran cancelados el 4 de noviembre de 1962, llegando a la conclusión de que tecnológicamente era inviable enviar un cohete nuclear al espacio, puesto que las distorsiones de la atmósfera darían unas posibilidades casi nulas de acertar el objetivo. Los flashes y las reacciones en cadena de sus pruebas, eso sí, dejaron escrita una belleza sobrecogedora en el cielo. Las imágenes muestras anillos de humo y fuego, pintando de colores  el firmamento estadounidense.

Estas pruebas se llevaron en un secreto tan riguroso que, hasta ahora, nadie ha sabido de su existencia. No hubo notificación alguna a la población y los detalles de las capacidades nucleares de Estados Unidos, por aquel entonces y hoy, siguen siendo un misterio para todos. Aterrador, ¿no?

Disfruta de estas impresionantes imágenes antes de que tengamos que borrarte la memoria. Si quieres ver más cielos incendiados, pásate por aquí.