By
José Delgado

Los principios de los 90 fueron una época de cambios de los que, afortunadamente, la industria musical no se ha recuperado aún. Un abanico de sonidos abrasivos de guitarras, antes condenados a la subterraneidad, de forma fortuita, casi por sorpresa, comienzan a ser escuchados en las estaciones de radio y la MTV. La industria supo sacar partido de ello y los años posteriores nos depararon algunos de los peores ejemplos de radiofórmula de la historia (véase Nickelback, Creed…). Pero sinceramente, nos resulta inimaginable un mundo sin Nirvana, y sin una adolescencia rebelde en la que nos dejemos seducir por los grupos petardos de turno.

Ya en el 85, Donita Sparks y cía comienzan a montar esa fábrica de riffs atronadores e infecciosos y a destilar energía e irreverencia en sus directos

Aunque quizás, una cosa por la que destacan aquellos años y que muchas veces es obviada, a pesar de que su estela perdura en la actualidad, es por una nueva puesta en el mapa musical de la figura femenina. El vértice más contestatario y antisistema del rock de estos años sería el movimiento Riot Grrrl. Si a finales de los 70 durante la explosión post-punk, los grupos abanderados contaron con presencia femenina con nombres como Siouxie Siux o The Slits, en los 90, la contrapartida femenina será aún más fuerte y reivindicativa; Vivian Girls, Huggy Bear, Bikini Kill….

display

Aunque L7 no destacaban por ser abiertamente políticas en sus letras, su actitud en el escenario y su involucración en Rock of Choice, compilaciones destinadas a recaudar fondos a favor del derecho al aborto, les valieron su influencia al movimiento. Además, su sonido pesado y crudo, carácterístico de bandas provenientes del noroeste norteamericano, hasta entonces adolecía de una fuerte concepción masculina. Ya en el 85, Donita Sparks y cía comienzan a montar esa fábrica de riffs atronadores e infecciosos y a destilar energía e irreverencia en sus directos. Efemérides de la historia del rock podrían ser la aparición en el programa británico The Word, en la que Sparks se baja los pantalones a mitad de la actuación, o su actuación en el Reading Festival del 92, en la cual se quitó el tampón sobre el escenario y lo lanzó al público.

El grupo, que actualmente se encuentra de gira, vuelve a ser noticia gracias al anuncio de un nuevo documental que repasa su historia, dirigido por Sarah Price, y que verá la luz en otoño. Se titula Pretend we’re Dead, como la canción más conocida de la banda, y contará con entrevistas a Krist Novoselic (Nirvana), Shirley Manson (Garbage), Louise Post (Veruca Salt), Joan Jett, entre otros.

Aquí puedes ver el trailer oficial: