By
Ariana Díaz Celma

Hace ya un tiempo que las ‘dark kitchens’ o ‘cocinas fantasma’ están revolucionado el concepto de comida a domicilio en países como Reino Unido o capitales asiáticas como Singapur y Hong Kong. Se trata de locales sin camareros, sin mesas, sin sillas y donde solo hay lugar para cocinas, espacios pensados para elaborar recetas con el único fin de satisfacer el ‘delivery’. Pues bien, esta filosofía parece que ha llegado hasta Barcelona gracias a Kraving Kitchens, una startup  de ‘food-delivery-only’ especializada en ofrecer fast-casual y street-food de lugares del mundo, que se preparan en la misma cocina para repartir donde el cliente quiera. Bajo el paraguas de esta joven empresa, existen varios conceptos, el primero de los cuales es Kraving Viet, street-food vietnamita -ya en marcha-, al que muy pronto seguirá el de Kraving Med, para ofrecer lo mejor de la gastronomía mediterránea.

Aunque Kraving Viet se empapa de la filosofía de las ‘dark kitchens’, podemos decir que en esta ocasión estamos hablando de una cocina ‘pseudo fantasma’, puesto que cuenta también con una ubicación física en el 85 de la calle Bruc, a la que se puede ir buscar tu pedido si estás por la zona. No obstante, son servicios de reparto a domicilio como Deliveroo o Globo los que aportan el grueso del negocio que, como cualquier otro restaurante al uso, tiene sus horarios de apertura.

Kraving Kitchens, una startup  de ‘food-delivery-only’ especializada en ofrecer fast-casual y street-food de lugares del mundo

En Kraving Viet se cuecen recetas hechas siguiendo los métodos de la comida vietnamita tradicional, popular por ser sana y equilibrada, y que en este restaurante virtual se hace con ingredientes frescos a través de métodos de cocción saludables para extraer el máximo sabor de cada uno de ellos. Al hacer el pedido, puedes empezar con una refrescante ensalada de mango o los goi cuon, rolls que vienen rellenos de distintos ingredientes como gambas o shiitake. No obstante, su plato fuerte son los Banh Mi, bocadillos de pan estilo vietnamita con encurtido de daikon y zanahoria, pepino, cilantro y mayonesa con un toque de Sriracha, relleno de pollo lemon grass, cerdo caramelizado, ternera Sichuan o shiitake.  

Mar Consul es la mente inquieta tras este vibrante proyecto, que tiene toda la pinta va a sentar un precedente en la Ciudad Condal. Como es de imaginar, vivió una década en Asia, en Hong Kong para ser exactos, donde trabajó en una distribuidora que servía a hoteles como el Four Seasons y restaurantes de Estrella Michelín. Pronto quiso dar un paso más allá, pero el trabajo en sala no le seducía, así que decidió sumergirse en el mundo de las startups relacionadas con el food tech. Hace tres años volvió a su Barcelona natal y desde hace pocos meses decidió abrir una cocina fantasma en el centro del Eixample, una fórmula que les permite escapar de su más temido enemigo, el servicio, pero que le permite desarrollar todo su conocimiento para aportar algo nuevo a la gastronomía barcelonesa.

Así pues, Kraving Kitchens milita bajo una filosofía que pretende ofrecer productos de calidad, basándose en premisas como la honestidad sin dejar a un lado principios como el de ser sostenibles, es por ello todos nuestros platos están preparados con ingredientes frescos y métodos de cocción saludables para extraer el máximo sabor. Como es de imaginar, todos los envases son desechables, para poder así convertirse en ‘compost’.

Si vamos un paso más allá, vemos que todo está cuidado el milímetro. Mientras el diseño del espacio viene firmado por La Granja Design -responsables de crear la imagen de restaurantes como el Pur de Nando Jubany o el Terranar de Sitges-, el diseño gráfico y todo el packaging es obra de Zoo Studio.

 

 

Detalles




  • Dirección: C/Bruc, 85
  • Horario: L Cerrado ı M-D 12:30-16:00 19:30-22:30
  • Teléfono: (+34) 690 736 241
  • Tipo: Restaurante
  • Web: https://www.kravingviet.com/