By
Cecilia Díaz Betz

Si hay algo que en la redacción de Good2b va a misa, es que Kindness es uno de nuestros grupos fetiche al que adorar mañana sí, mañana también, sin ningún tipo de duda. Su primer disco World, you need a change of mind (Polydor, 2012) nos dejó noqueados de por vida con sus sonidos cargados de sensualidad ochentera, al más puro estilo Womack & Womack, creados por el músico británico Adam Bainbridge. Un disco imprescindible, que se llenaba de gloria tocado en directo con toda su instrumentación, y con un camaleónico Bainbridge moviendo las caderas con pulcra elegancia inglesa y sin respiro.

Este nuevo disco tiene trazas más postmodernas e experimentales, pero lo cierto es que escucha tras escucha, te acaba enganchando con la misma intensidad que el sobresaliente debut.

Hace pocos días salió por fin el segundo y esperado largo de KindnessOtherness. De nuevo, un tratado musical que bebe de corrientes musicales negras, del soul al blues, pasando por pasajes puramente hip-hoperos, mezclados con cambios cercanos al jazz, pero sin perder su espíritu ’80, ni su constante beat relajadamente bailongo de R&B. El disco, en el que además han participado Robyn, Blood Orange y Kelela o Jimmy Douglass (Timbaland, Justin Timberlake, Missy Elliott), cuenta con 10 maravillosos tracks. Aunque la sorpresa ya no es tan intensa como en el debut, y el disco en general tiene trazas más postmodernas e experimentales que a priori puedan costar entrar, lo cierto es que escucha tras escucha, te acaba enganchando con la misma intensidad.

Por si fueran pocas las buenas noticias, el lanzamiento ha venido acompañado con un estupendo videoclip. Una retro-coreografía que co-dirigen el propio Adam Bainbridge y Daniel Brereton. Un film sencillo, pero tremendamente efectista y bonito, donde lo único que hay que hacer, es dejarse llevar por la música y bailar. Disfrútalo aquí abajo.