By
Nuria Candela López

Internet y sus milagros o el flechazo que tuvimos con los dibujos de Kim Hee Eun la primera vez que los vimos. Y decimos milagros de Internet porque este ilustrador de Corea del Sur se dio a conocer gracias a Instagram y a su cuenta @kimi_and_12 donde empezó a presentarle al mundo sus trabajos, de los que ahora ya no nos podemos despegar.

Su nostalgia es necesaria, su paleta cromática nos conduce a un punto cómodo de la tierra, en el que mientras observamos sus dibujos, estamos a salvo de todo lo demás

Kim Hee Eun vive y dibuja desde su estudio ubicado en Namhae, una isla de Corea del Sur. Sus ilustraciones son el fruto de la pasión del trazo que le contagió desde muy niño, aunque fuese mucho después cuando se dio cuenta de que dibujar podría ser su trabajo. Después de su formación universitaria en otros ámbitos, decidió acudir a clases de arte como un hobby personal, como una pulsión que le nacía desde un punto interior muy profundo, así que su formación artística es totalmente autodidacta.

Sus coloristas dibujos tienen un marcado carácter retro que parecen haber salido de alguna publicación de la década de 1970, una de las más inspiradoras para el artista que se ha confesado fan del cine de ese periodo y de las películas de la década siguiente de las que se ha inspirado para realizar sus obras.

El proceso que emplea a la hora de trabajar es totalmente natural. Primero deja salir fuera sus ideas en bocetos y notas plasmando lo que en ese momento siente. Después piensa qué paleta de colores vivos quiere utilizar- naranja, amarillo limón, verde, azul- y los empieza a volcar en el lienzo o en el papel, siguiendo su intuición y su impulso artístico.

Su nostalgia es necesaria, su paleta cromática nos conduce a un punto cómodo de la tierra, en el que mientras observamos sus dibujos, estamos a salvo de todo lo demás. Puede que en ese momento compartamos la sensación que desde su isla tiene Kim Hee Eun cada vez que se sienta para dibujar.

Sigue cada uno de sus trazos en su Instagram.