By
Quim Coll

Quizás Kanye West sea mejor conocido por sus polémicas y su faceta como rapero, pero en su afán de ser un auténtico hombre del renacimiento, el de Chicago lleva años cultivando su faceta artística desde un punto de vista interdisciplinar. Y la disciplina en la que más trabaja (a parte de en la música) es en el diseño de moda. F: Kanye West en el Sunday Service de Coachella. Por Kent Nishimura para Los Angeles Times

Kanye West demuestra una vez más su estrecha afinidad con los proyectos emergentes en el mundo de la moda gracias a su incubadora

Desde 2014 West es una figura prominente en el mundo del streetwear gracias a su marca Yeezy. Empezó en el mundo de la moda trabajando como becario en Fendi junto a Virgil Abloh. Ahora, sus piezas se agotan en minutos y sus fans esperan cualquier noticia sobre una nueva colección con ansias.

Es por sus inicios que West sabe perfectamente lo difícil que es prosperar en ese mundo. Desde el comienzo de Yeezy ha hablado sobre las barreras y la falta de ayuda que hacen que miles de mentes creativas emergentes del mundo de la moda (sobretodo en el caso de personas racializadas) se desaprovechen. Por eso, el norteamericano ha decidido lanzar un proyecto incubadora para ayudar a diseñadores emergentes. Esa incubadora supondrá ayuda financiera para sus proyectos, así como asesoramiento personalizado por parte del propio Kanye, recursos compartidos con Yeezy y ayudas a otras disciplinas del diseño, no solo al diseño de moda.

Kanye West en el desfile de la season 1 de Yeezy con Adidas. Cortesía de Yeezy/Adidas

De hecho, ya se conoce el receptáculo de la primera beca de la nueva incubadora de Kanye West: Maisie Schloss, de Chicago. Schloss se graduó en Parsons y trabajó en Yeezy como diseñadora de moda femenina. Según le contó a la revista Vogue empezó trabajando en la firma como asistente, pero el ambiente creativo que se respira en sus oficinas le permitió añadir su input a muchas ideas; cosa que a su vez le ayudó a abrirse el camino que ha culminado en la creación de su propia marca, Maisie Wilen.

Este mismo mes, Schlosspresentará su marca en un prestigioso evento en Los Ángeles, justo antes de presentarlo en París al público general (stay tuned). Ella es el fruto más inmediato de la incubadora creativa de Kanye West. Quedamos a la espera para ver qué más puede salir de ahí, sabiendo que el sello de calidad de Kanye no suele fallar.