By
Cecilia Díaz Betz

Hay objetos con una capacidad de seducción espectacular. Un imán muy fuerte, que te atrapa y te lleva hacia ellos. Te mantienen con la mirada fijada, la sonrisa puesta y la cabeza ligeramente ladeada, prendidos como si no hubiese mañana. Pues esto nos ha sucedido de una manera brutal, al descubrir las increíbles lámparas de la diseñadora y fotógrafa francesa Julie Lansom. Su serie Sputnik Lamps es una verdadera maravilla. Lámparas únicas realizadas a mano una por una con cientos de hilos de algodón de colores que se van entretejiendo, creando formas geométricas y efectos visuales increíbles, degradados muy bien conseguidos, y finalmente tamizadas con aires de ciencia ficción.

Las formas, colores y el juego visual tan espectacular que consigue, vino a raíz de dos de sus grandes obsesiones: el espirógrafo y las formas tan especiales de los satélites soviéticos

Julie Lansom se crió en un pequeño pueblo en el campo cerca de Montepellier. Su familia se dedicaba al comercio de arte, así que siempre estuvo rodeada de antiguedades, objetos de todo tipo, y muy en contacto con el mundo artístico en general. Este background se nota en sus creaciones y diseños, que mezclan tradición y modernidad de un forma muy orgánica. En el caso de Sputnik Lamps, la serie de lámparas tiene un inspiración un tanto retro, pero pasada por su especial tamiz colorista y rompedor. Las formas, colores y el juego visual tan espectacular que consigue, vino a raíz de dos de su grandes obsesiones: el espirografo -con el que se pasó media vida jugando cuando era niña-, y las formas tan especiales de los satélites soviéticos. El resultado no tiene desperdicio, y dan ganas de encargale la serie completa. Si os han encandilado tanto como a nosotros, se puede entrar en su web y ponerse en contacto con ella aquí. Hace envíos a lo largo y ancho del mundo.