By
Quim Coll

Tras su memorable actuación encarnando a Arthur Fleck en Joker, Joaquin Phoenix está recibiendo un curso de nivel avanzado en galas de premios. Por ahora lleva ganados cuatro galardones de cuatro nominaciones a Mejor Actor: el Globo de Oro, el SAG Award, el Premio de la Critica Cinematográfica y el BAFTA; y está pendiente que este domingo le den su primer Oscar, tras optar a la estatuilla en 2006 por su papel en Walk The Line encarnando a Johnny Cash y en 2013 por su papel en la película de Paul Thomas Anderson The Master. F: Joaquin Phoenix protestando en el Tower Bridge

Joaquin Phoenix habló sobre las polémicas nominaciones a los premios de actuación de los BAFTA, que no han incluido a ninguna persona de color

El actor nunca ha escondido su aversión a las galas de premios y a los premios en general; a pesar de haber asistido a la mayoría de galas en las que estaba nominado ha dicho en repetidas entrevistas que no es un ambiente que le guste mucho. A pesar de ello, y de los evidentes nervios y la ansiedad que carcomen al actor por dentro cada vez que tiene que subir a dar un discurso, Phoenix ha sabido aprovechar sus minutos de gloria para hablar de temáticas importantes. En los Globos de Oro habló de la importancia del vegetarianismo (por primera vez el menú de la gala no ofrecía productos cárnicos) y de la necesidad que tenía la industria cinematográfica de ayudar a combatir el cambio climático. En los SAG Awards hizo un emotivo discurso recordando las actuaciones de todos sus compañeros nominados, así como a Heath Ledger. Y en los BAFTA habló sobre racismo; y no era para menos.

En un discurso que en el teatro donde se celebraba la gala fue recibido con un silencio tenso según la directora de The Farewell, Lulu Wang, pero que fue aclamado en las redes sociales, el protagonista de Joker agradeció a los BAFTA el apoyo que le han dado, pero denunció que muchos de sus compañeros de trabajo no tenían el mismo privilegio que él. Los cinco nominados a Mejor Actor eran blancos, y Phoenix especificó que ese hecho manda un mensaje muy claro a la gente de color y les indica que «no son bienvenidos» en el mundo del cine.

Cortesía de Youtube/BAFTA

Phoenix continuó alegando que sabe que nadie quiere tener un tratamiento especial por el color de su piel, sino que los actores quieren que se les reconozca por su trabajo. Además, aclaró que él es parte del problema, que no se ha asegurado de que los sets de rodaje en los que ha trabajado sean inclusivos, y que «es nuestra obligación, como personas que han creado y se benefician de un sistema racista, desmantelarlo». Su discurso fue demoledor, y no solo apunta a los BAFTA; los premios Oscar también han sido duramente criticados en los últimos años por su falta de diversidad.

El discurso que realizó el actor, que la misma mañana de los BAFTA se la pasó protestando en el Tower Bridge de Londres en contra de la industria cárnica, sacudió incluso al presidente de los BAFTA, el Príncipe Guillermo, que en su propio discurso tildó la situación de alarmante por el hecho de que no es la primera vez que pasa. ¿Será 2021 el año en el que empiecen a cambiar las cosas? Eso esperamos.