By
Alejandra Chacón de Azúa

Rihanna, el rapero Killer Mike o la reina del pop, Beyoncé, son algunos de los artistas de color que se han posicionado en contra de la discriminación racial que se vive en Estados Unidos. Y lo han hecho, no sólo a través de diversas campañas en internet, sino también y más importante, mediante sus canciones de protesta. El último en saltar al ring ha sido el rapero Jay-Z con su nuevo videoclip ‘The Story of OJ’, el opening track de su álbum 4:44, donde hace referencia a la historia del racismo en su país.

El videoclip explora los viejos estereotipos sobre la gente negra y su vigencia a día de hoy

Realizado a base de dibujos animados al más estilo vintage, el videoclip explora los viejos estereotipos sobre la gente negra y su vigencia a día de hoy, haciendo referencia a la cultura, la riqueza generacional o a la transformación de la fama en estabilidad económica. Con Jay-Z como protagonista bajo el nombre de Jaybo y a base de referencias y caricaturas, se quiere romper el silencio que envuelve los tópicos raciales de esclavitud y dinero.

Muchas de las referencias que el artista ha querido plasmar en su video, son el resultado de momentos sucedidos en el pasado, que han tenido un gran impacto en el día a día de la comunidad negra hasta en pleno siglo XXI. El primer guiño que vemos es el personaje principal, Jaybo, con el que Jay-Z modifica su nombre y lo adapta al  del conocido libro para niños escrito e ilustrado por la autora escocesa Helen Bannerman en 1899, La historia de Little Black Sambo. En éste, y por primera vez, se presenta a un héroe negro en la literatura infantil, un hecho que sorprendió a los críticos de la época ya que se oponía a la representación de ‘incivilizados’ con la que se solía caracterizar a estas personas en los otros libros.  Así mismo, y con la presentación de Jaybo, la primera imagen que vemos es la tan conocida marca de Looney Tunes de fondo circular. La referencia en este caso es a Los Once Censurados (The Censored Eleven), un grupo de cortos animados censurados por Warner Bros en los que se representaba la raza negra y que se consideraban ofensivos para la audiencia.

 

A medida que el video avanza, nos adentramos en un club de burlesque y nos encontramos de frente con un personaje que a simple vista nos recuerda a Nina Simone, y que desde un piano canta ‘Four Women‘; una canción que explora la historia de cuatro mujeres afectadas por el racismo a lo largo de su vida. Simone era una activista de los derechos civiles que con sus acciones y su música se convirtió en un símbolo de la defensa de la comunidad negra. Pero no es el único personaje al que se hace alusión. Entre tantas imágenes de estereotipos negativos (un esclavo recogiendo algodón o un traficante de droga en una esquina), también hay un guiño a los atletas americanos Tommie Smith y John Carlos, quienes en las Olimpiadas de 1968 subieron al podio y levantaron sus puños con guantes negros en solidaridad con el Black Power Movement.

 

 

Se alude al film Dumbo,  y en concreto a los cuervos que aparecen en ella, los cuales han sido considerados “racistas y burlones”

Del mismo modo, podemos ver algunas referencias a películas antiguas donde el término ‘blaxploitation’ se hace patente, como la de Coonskin, del director Ralph Bakshi de 1975, o la del corto Scrub Me Mama with a Boogie Beat, de Walter Lantz de 1941. En ambos metrajes se describe de forma negativa a los Afroamericanos: en el primero el personaje se caracteriza como derrochador de dinero, mientras que en el segundo, se centra en la referencia estereotipada de la “típica” comida de negros: la sandía. Por último, pero no menos importante, se alude al film de Walt Disney Dumbo, de 1941, y en concreto a los cuervos que aparecen en ella, los cuales han sido considerados “racistas y burlones”. En un momento del video, el personajes de Jay-Z se convierte físicamente en Dumbo y rapea sobre sus propios sucesos económicos para enfrentarse en última instancia al racismo. La referencia es directa a una Ley americana de segregación racial del siglo XIX, conocida con el nombre de Jim Crow, nombre que se le puso al cuervo ‘líder’ de la película infantil.

El video,  dirigido personalmente por Jay-Z en colaboración con Mark Romanek, no solo quiere reivindicar la historia del racismo en contra de los negros, sino que intenta dar soluciones y consejos.