By
Cecilia Díaz Betz

Entrar en el mundo que nos propone James White (Dartmouth, 1977) es atravesar la barrera del tiempo, alcanzar la velocidad de la luz y aterrizar en una galaxia desconocida y lejana. Como si de ilustraciones de los ’80 y ’90 se tratara, este artista canadiense trabaja como nadie esa tan característica estética retro-futurista plagada de colores flúor, neones y mundos imaginarios postmodernos. Un talento descomunal que le ha llevado a trabajar para clientes tan importantes como Toyota, Universal Music, Nike, MTV o Google.

El artista explora un paisaje desconocido e inquietante, pero también, extrañamente familiar

En su última serie, NeoWaves, recrea monumentales construcciones arquitectónicas futuristas, que tranquilamente podrían haber sido el escenario de películas de ciencia ficción como Mad Max, Blade Runner, Dune, Solaris o Star Wars. Postales de un viaje interestelar, donde James White continúa explorando un paisaje desconocido, inquietante, pero también extrañamente familiar, que bien podría estar inspirado en la pirámides del Antiguo Ejipto. Los elementos geométricos se entrelazan con estructuras cristalinas de espejo y degradados de color, invadiendo las escenas. Los misteriosos monumentos están localizados en el medio de desiertos de arena y son admirados por algunas siluetas humanas que proporcionalmente acaban dándole ese sentido tan majestuoso. Merece mucho la pena dejarse embriagar viendo otros trabajos de James White, haz clic aquí para dar comienzo a la travesía galáctica.

James White 02 James White 03 James White 04 James White 05 James White 06 James White