By
Nuria Candela López
james-turrell-skyspace-lech-austria-designboom-05
james-turrell-skyspace-lech-austria-designboom-03
james-turrell-skyspace-lech-austria-designboom-04
james-turrell-skyspace-lech-austria-designboom-02

Un nuevo Skyspace de James Turrel puebla las montañas austríacas. La instalación, una de sus conocidísimas- ya van más de ochenta -cámaras específicamente proporcionadas que permite a los observadores mirar directamente al cielo como si este estuviera enmarcado. Se trata de una estructura de piedra que alberga una habitación de forma ovalada por donde se cuela la luz. Todos aquellos que conozcáis sus Lightrooms, sabréis lo difícil que resulta explicar lo que sucede cuando entramos en una de ellas.

Todos aquellos que conozcáis sus Lightrooms, sabréis lo difícil que resulta explicar lo que sucede cuando entramos en una de ellas

Skyspace lech, que así ha sido bautizada se realizó junto a los especialistas en iluminación zumtobel y baumschlager eberle architekten, que trabajaron en los dibujos técnicos del proyecto. Entre senderos, pasos alpinos y montañas, un túnel subterráneo sirve de acceso a la instalación. El pasaje se ha alineado cuidadosamente para ofrecernos unas vistas espectaculares del pico Biberkopf: una montaña de 2.599 metros de altura en la frontera entre Alemania y Austria. Los visitantes son guiados al interior del espacio de luz, que se conoce como la sala de percepción. Lo que es más importante, el edificio está equipado con una cúpula móvil que, cuando está cerrada, permite que la habitación se use para “ganzfelds”, otro de los conceptos artísticos de turrell, donde la percepción de los visitantes se distorsiona dramáticamente al eliminar la estructura percibida del espacio.

Cada una de las instalaciones de Turrell supone una experiencia de pensamiento sin palabras. Para él, lo realmente interesante de su propuesta artística es la sensación de presencia que se produce en ese espacio, donde podemos llegar a sentir casi una entidad, un sentimiento físico y de poder que sensorialmente podemos percibir.

Turrell a menudo cita la Parábola de la Cueva de Platón para introducir la noción de que estamos viviendo en una realidad de nuestra propia creación, sujeta a nuestras limitaciones sensoriales humanas, así como a las normas contextuales y culturales. Esto es evidente en los más de ochenta skyspaces de Turrell. El simple acto de presenciar el cielo desde Turrell Skyspace, especialmente al amanecer y al anochecer, revela cómo creamos internamente los colores que vemos y, por lo tanto, nuestra realidad percibida.

Puedes conocer todo el universo de James Turrell aquí.