By
Quim Coll

James Blake es bien conocido por su faceta como músico, que empezó a una temprana edad y ha sublimado en algunos de los mejores discos de los últimos tiempos. Tras la publicación del último este 2019, Assume Form, Blake tomó las redes para rechazar la critica que realizó la revista Pitchfork sobre Don’t Miss It, uno de sus temas más destacados. Lo hizo porque la revista utilizó la etiqueta sad boy para referirse a su música, trivializando sobre los sentimientos que el inglés expresaba en su canción. F: James Blake en directo en el festival Lowlands 2016, por Andrew Benge

James Blake publica su primer ensayo explicando la intersección entre la salud mental y la masculinidad en el libro It’s Not OK to Feel Blue (and Other Lies)

Y es que desde hace unos años, Blake habla abiertamente sobre sus problemas personales, su pasada depresión, sus pensamientos suicidas y los problemas generales que relacionan la masculinidad con la salud mental. Ahora ha escrito su primer ensayo, y trata sobre el tema. Se centra en la intersección entre dicha masculinidad y los problemas para expresar el estado de salud mental especialmente en los hombres, y se publica como parte del libro It’s Not OK to Feel Blue (and Other Lies), de Scarlett Curtis.

En el ensayo, que la editorial Penguin Books UK ha publicado online, Blake habla sobre sus experiencias con el bullying desde pequeño, y de cómo por culpa de una sociedad ultramasculinizada le daba miedo hablar sobre el tema. Hasta a día de hoy, solo podía hablar de su mejoría con la depresión, pero no sobre cómo cayó en ella. Lo explica diciendo que hasta que su novia, Jameela Jamil, conocida activista y actriz paquistaní, le dijo que no tenía que comparar su dolor con el de otros, no entendió que por mucho que él mismo fuese un hombre blanco heterosexual no tenía por qué esconder sus problemas de salud mental.

Cortesía de Youtube/VEVO/James Blake

Blake escribe este ensayo no para que la gente sienta lástima por él, sino para que cualquiera pueda ver que un hombre blanco, privilegiado, relativamente rico y famoso también puede estar deprimido. Que hay que ser plenamente consciente de que cualquier miembro de la comunidad LGTBQ+ o cualquier persona racializada puede estar pasando por lo mismo y, además, sumándole la discriminación. Pero que es un tema que se tiene que seguir discutiendo, porque año tras año aumenta el número de suicidios en hombres blancos de mediana edad.

En definitiva, el ensayo de James Blake es una carta a corazón abierto por parte de un hombre que, desde bien pequeño, ha tenido que esconder su sensibilidad y sus problemas personales por culpa de una sociedad ultra-masculinizada que no los aceptaba como tal. Pero lo hace desde un punto de vista transversal, teniendo en cuenta sus propias limitaciones y el dolor que otros colectivos más oprimidos pueden tener sobre los mismos temas.