By
Cecilia Díaz Betz

No es ninguna novedad que la excéntrica artista y fotógrafa Cindy Sherman tenía en su haber una cuenta en Instagram desde hace ya tiempo. Eso sí, con el handicap de que estaba en modo privado y no podíamos ver qué andaba tramando.

Reflexiona sobre las luces y las sombras de este lugar internáutico en el que hemos decidido instalarnos últimamente llamado Instagram

Sin embargo, tal y como han comunicado desde Artnet, y hemos podido comprobar, Sherman ha decidido hacerla pública. Si no sabes qué hacer entre chapuzón y chapuzón en la playa, la vida idílica te está empezando a cansar y buscas quemar tus retinas con algo distinto, ya estás tardando en followearla. Cindy Sherman te ofrece un álbum surrealista y por momentos aterrador, que ciertamente reflexiona sobre las luces y las sombras de este lugar internáutico en el que hemos decidido instalarnos últimamente llamado Instagram, y explora las posibilidades del medio, a través de su ojo avizor y extremo.

Más 590 imágenes bastante grotescas e incómodas, con las que la artista da rienda suelta a su imaginario y donde la vemos más cómoda que nadie en este formato, hablando de una forma muy subversiva de los cánones de belleza. Sherman se hace selfies, los deforma, los decora, juega con filtros, pegatinas, pelucas digitalmente añadidas y todo un inventario de ediciones y retoques, con el fin de crear capturas incómodas, las cuales, va mezclando con otras de aspectos más banales de su vida cotidiana.