By
Cecilia Díaz Betz

Igor Bastidas es ilustrador, animador y creció en los años 90. Una década con la suficiente cultura visual como para inspirarlo a dedicar su vida al diseño gráfico y empezar a dibujar su trayecto como ilustrador.

Desde crear ciclos entretenidos de principio a fin o perpetuar momentos en la secuencias infinitas de los gifs

Tras estudiar diseño en Caracas, Igor se deslizó suavemente hacia la apasionante aventura de la animación y alimentado por tutoriales de YouTube, este joven diseñador, decidió usar la animación para contar historias.

Desde crear ciclos entretenidos de principio a fin o perpetuar momentos en la secuencias infinitas de los gifs, así que de ese momento decidió que sus trazos lo guiarían hacia un universo surrealista, con un ritmo rápido, breve y a la vez transgresor. Con personajes que se fusionan con sus propios mundos, en un entorno humorístico que nos pasea entre gestos excéntricos y movimientos torpes.

A pesar de valerse de trazos simples, la narrativa de Igor es la fuente de su impacto. Mezcla la obscuridad con la irreverencia y lo colorea con un poco de su propia experiencia personal. Ya sean las anécdotas de sus amigos, algún recuerdo de la infancia, o canciones pegadas en su cabeza, este artista se deleita escarbando hasta lo más profundo de su subconsciente para traer en su tintero lo que necesita, en el momento que lo necesita.

Esta cualidad es la que lo ha llevado imprimir su sello en importantes firmas como Cartoon Network, Converse, MTV y hasta The New York Times.  

Igor se considera con la misión, el honor y el desafío de transportarnos a un mundo nuevo cada vez que apreciamos su trabajo, así que vale la pena echarle un vistazo para escapar un instante de la realidad, aunque esto dure solo unos 15 segundos.