By
Olivia García-Patto

En apenas un año, hemos visto crece a Iala Díez, de Valladolid a Estados Unidos, Asia y otros puntos de Europa. Cuando a una marca le va así de bien, tiene que ser por algo. Y es que a Iala Díez le sobran razones.

Trosa, Celler y Caleao, los nuevos modelos, corroboran la estética especial de Iala Díez pensada para una mujer moderna, con clase, ocupada y natural.

Jessica Tena, su creadora y diseñadora, se fija tanto en el qué como en el cómo, y es por eso que sus diseños desbordan tanta coherencia y calidad. Partiendo de un principio sencillo, Tena aplica su estética de arquitecta renovada para crear bolsos minimalistas y geométricos. El resultado son accesorios muy elegantes que, por simples y esenciales, son increíblemente versátiles. Además, algunas partes son modulables, con lo que un cambio de asa puede convertir a un bolso en otro modelo completamente diferente.

Para este invierno, Iala Díez propone una paleta neutra de oliva, negro, rosa palo y algo de naranja y azul otoño, que pintan los modelos realizados artesanalmente, puntada a puntada, en el taller de la marca. El complejo proceso de elaboración de estos bolsos se condensa en esta pieza audiovisual increíblemente ligera y hermosa que presenta la colección:

La geometría básica de estos accesorios y su delicadeza son el resultado de una artesanía contemporánea de calidad que persigue un diseño depurado elaborado con materiales locales para un público mundial.

Esta nueva colección de otoño-invierno está disponible en su tienda online.