By
Cecilia Díaz Betz

De buena tinta sabéis que el Sónar es uno de nuestros festivales de música más anhelado, el que con más ansia esperamos 365 días y el que marca el inicio del verano a lo loco, cuesta abajo, sin frenos. Lo decimos todos los años, y no nos cansamos de repetirlo: “algo se muere en el alma cuando el Sónar se va”.

Lo decimos todos los años, y no nos cansamos de repetirlo: “algo se muere en el alma cuando el Sónar se va”

Y, por desgracia, el Sónar 2017Sauna 2017, como cariñosamente hemos bautizado todos los asistentes a esta abrasiva edición con Ola de calor por cambio climático, como cabeza de cartel- hace días que se fue y estamos tristes y desconsolados (aunque también agradecidos con que la temperatura haya vuelto a su estado normal).

Recuperados ya del sofocón, con las novedades musicales y de otras índoles artísticas interiorizadas, y así a toro pasado, nos hemos puesto nostálgicos recordando los mejores momentos vividos por la crew de Good2b, los cuales, procedemos a diseminar aquí a continuación…

 

  • Princess Nokia -pese a la hora de retraso por irse de compras y a los rumores de playback- fue brutal y su discurso final africanista: lo más. Por cierto, entre el público nos encontramos a Cora Novoa, que aquí en Good2b adoramos.
  • DAWN nos recordaba a esa Lauren Hill de los ’90 pero más camaleónica si cabe. Sus bailes y su voz nos fascinaron.
  • Nicolas Jaar tiró de ‘bombo español’ para levantar la jornada nocturna más calurosa de 24 años de Sónar, y a la mitad de nosotros nos dejó un pelín llorando por su modus más experimental, y a la otra mitad dice que le pareció lo más ese in crescendo de su concierto.
  • Nos encontramos con Miranda Makaroff, hicimos el gamba un rato y nos la llevamos corriendo a #LoDeArca. Un directo tan esperado como memorable. Fue más increíble de lo que nos podíamos imaginar en nuestras cabezas. 
  • Lo de Nosaj Thing y Daito Manabe fue magia pura. A pesar de los fallos de sonido y demás menesteres que les perdonamos.
  • C.Tan (gana) imita a Drake y gana cuando se suben los AGZ.
  • Dellafuente fue el “perreo” y “roneo” máximo, pero era muy necesario.
  • Justice. Que sí, que pueden ser unos garrulos pseudo mainstream, pero su live hacen que una sesión de bikram Sónar valga la pena. Y además de paso nos ahorraron unas horas de gimnasio para la operación bikini.
  • También estuvimos charlando rato con Kiddy Smile después de su actuación. Más majo que las pesetas y ¡qué lookazo tu!
  • Cerrone, y nos da igual que lo del señor Marc pareciera una versión disco reeditada de la verbena a la que irían nuestros padres mientras lo estamos dando todo en el Sónar. Solo por verle tocando la batería sobre el vídeo original de Supernature en el que el productor hacía ídem, ya valía la pena.
  • DJ Shadow no es humano, es una maldita enciclopedia musical con patas y no nos cansamos jamás de escuchar su antológico ‘Organ Donor’. Escuchar el ‘Building Steam With a Grain of Salt’ a todo trapo también es algo que se tiene que experimentar. Long life Endtroducing!
  • Aunque lo preferimos en su versión live, Jon Hopkins (uno no sabe lo que es el techno hasta que ve a Jon Hopkins haciendo un live) arrancó el viernes noche poniendo la Fira patas arriba y toda la carne en el asador. ¿De ahí a dónde vas?
  • Masters At Work nos abducieron con su house tribal de marcado carácter latino. Pudimos comprobar cómo definitivamente Kenny Dope se ha tirado al tech-house más hortera y facilón, mientras Louie Vega sigue con su proceso evangelizador soulful, cosa que agradecimos, aunque su buen amigo Kenny no quiera.
  • De La Soul, porque el hip hop no entendería de rimas si no fuera por ellos. Quien sino se atreve a cerrar bolazo con el ‘Ring Ring Ring Ha Ha Hey’? Tras tararear el ‘Hey how ya doin’ / Sorry ya can’t get through’, la crew de Good2b ya no recuperó la voz hasta el lunes siguiente.
  • Forest Swords nos dejó con ganas tremendas de su ver su solo show el próximo otoño. ¡Qué visuales! ¡Qué manera de moverse! ¡Qué musicón! ¡Qué todo!
  • Uno de los dúos más elegantes y más cool de la electrónica experimental, Matmos, se trajeron nada más y nada menos que su propia lavadora Whirlpool en el backline. No sabemos si es la marca que mejor lava pero está claro que es la que mejor suena. Todo apadrinado por la Red Bull Music Academy, como no podía ser de otra manera.
  • Después de vivir la actuación de Marie Davidson, no nos gustaría estar en la piel de su ex.
  • RayRay, de la cantera de cadetes de la RBMA, dejó el listón taiwanés muy alto. Nos encantó su temprana sesión el jueves. Así como también, la de la madrileña Lanoche, que inauguró el escenario SónarDôme.
  • De mayor queremos ser Suzanne Ciani. 71 años y subió al escenario SonarDôme tan tranquila a darnos a todos una lección de sintetizadores como no habíamos visto nunca.
  • Uno de los momentos más especiales fue el reencuentro de BFlecha con el público del Sónar tras lanzar su segundo largo, Kwalia, hace un par de meses. La gallega volvió a hacer gala de un estilo único que no acepta etiquetas y salió al escenario del Village escoltada por Mweslee y El Guincho.
  • La peña que encuentra carteras llenas de drogas y las devuelve, es LA PEÑA. Hasta el año que viene, corazones.