By
Cecilia Díaz Betz
img_8207
dsc_3225
eichenbaum_01
eichenbaum_05
eichenbaum_09
eichenbaum_10
eichenbaum_03
eichenbaum_07
eichenbaum_02
eichenbaum_04
img_8746
eichenbaum_12
eichenbaum09
gallup11
img_8174
img_8219-version2
img_8312-version2
img_8414
img_8432
eichenbaum_06
eichenbaum_08

Cogemos carretera y manta con la fotógrafa Hayley Eichenbaum. Pisamos a fondo el acelerador y gastamos los neumáticos a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Perdernos en sus paisajes construídos, tan icónicos como reconocibles, resulta extrañamente familiar. Sin embargo, con las series fotográficas The Mother Road, esta artista con sede en Los Angeles, nos obliga a cambiar el imaginario árido y terracota de la Ruta 66, por un álbum colorista e impoluto jamás imaginado de este controvertido y ecléctico país.

Nos obliga a cambiar el imaginario árido y terracota de la Ruta 66, por un álbum colorista e impoluto jamás imaginado de este controvertido y ecléctico país

Eichenbaum crea postales tremendamente adictivas visualmente, que incluso por momentos, llegan a parecer irreales. Para ello busca en los espacios, las construcciones y los elementos cotidianos, toda clase de figuras geométricas y colorido que, junto a una edición limpia libre de barroquismos, fascina las retinas del espectador a nivel compositivo.

Todo dio comienzo cuando se abrió una cuenta de Instagram, y al poco tiempo, se hizo la clásica Ruta 66. El oeste norteamericano la dejó literalmente fascinada y volvió a su casa con unas 15.000 capturas. Hoy en día ya reúne más de 52k seguidores en su cuenta y suma ya dos docenas de viajes por carretera a 13 estados. Después de ver sus álbumes, parece casi inverosímil saber que Hayley Eichenbaum no tiene una formación fotográfica propiamente dicha. Algo que nos habla de su privilegiada mirada, talento innato, pero también de su constancia e implicación: no hay un día que no haya dejado de fotografiar algo.

❤️ (gofundme link in bio)

Una publicación compartida de Hayley Eichenbaum (@inter_disciplinary) el

Descubre todo el imaginario de Hayley Eichenbaum haciendo click aquí.