By
Quim Coll

Desde hace unos años, movimientos como el Time’s Up o el Me Too han revolucionado el mundo. Por fin, en pleno 2019, se está empezando a exigir responsabilidades a algunos de los hombres más poderosos del planeta. Tiemblan los pilares del mundo del espectáculo, que ha tenido que hacer un sprint para actualizarse y empezar a alinearse con los tiempos que corren. F: Imagen del desfile de Victoria’s Secret de 2017 en Shanghái. Crédito: AP Photo/Andy Wong

Victoria’s Secret llegó a ser la marca de lencería más reconocida del mundo. Ahora está en crisis debido a su modelo de negocio

Uno de esos pilares es el del mundo de la moda y, concretamente, el del universo de Victoria’s Secret, que se ha derrumbado en un movimiento que se llevaba anticipando años. Ed Razek llevaba trabajando en VS desde 1983, y hasta la fecha ocupaba la posición de Chief Marketing Officer. Hasta esta semana.

¿El motivo? Hace unos meses Razek concedió una entrevista a Vogue en la que aseguraba que las mujeres transexuales y las mujeres de tallas grandes no tenían cabida en el mundo de fantasía que Victoria’s Secret quería ofrecer a su público. Así, literalmente. Una frase como esta en los años 80 no habría causado tanto revuelo; pero hoy en día, Internet se puso patas arriba pidiendo la dimisión del norteamericano.

Esa dimisión ha tardado más de medio año en llegar. Razek corrigió sus comentarios en público con tal de agarrarse a su puesto de trabajo, pero, inevitablemente, ha acabado cayendo. En una época en la que la audiencia del show anual de Victoria’s Secret ha descendido a mínimos históricos, la legendaria marca busca actualizarse y ponerse al día, llegar a 2019 como el resto de nosotros. He ahí la dimisión forzada de Razek, y también la razón por la cual han contratado a Valentina Sampaio, la primera modelo transgénero de Brasil, para que sea la nueva cara de la linea Pink de la marca.

Cortesía de Instagram/Valentina Sampaio

Aún así, parece ser demasiado tarde para Victoria’s Secret. Hoy en día, las representaciones casi divinas de sus modelos están sujetas a interpretación por un público más crítico y preparado que nunca. Y aunque ellas, como modelos, tienen derecho a vestirse como les dé la real gana, sigue pareciendo que el desfile anual de VS esté hecho por hombres y para hombres. De hecho, el show de este año sigue pendiendo de un hilo tras las declaraciones de una de sus modelos. Quedamos a la espera de ver cómo se desarrolla este asunto.