By
Olivia García-Patto

Desde que la dirección creativa de Gucci pasó de manos de Frida Giannini a Alessandro Michele, la firma florentina ha tomado un aire ecléctico, bohemio y hasta caprichoso que mucho dista de sus costuras primigenias, aunque su esencia perdure.

La moda, en su estado más puro, debe entenderse como una forma de expresión, individualidad y autenticidad, hablemos de haute couture o streetwear

De esta nueva cara de Gucci sale la capsule collection GucciGhost, en colaboración con el patinador ahora-neoyorkino-antes-snowboarder-profesional-canadiense, artista de graffiti y DJ, Trevor Andrew –o “Trouble Andrew”.

La moda, en su estado más puro, debe entenderse como una forma de expresión, individualidad y autenticidad, hablemos de haute couture o streetwear, pilar que Michele tiene muy claro. Es por eso que esta nueva era en Gucci apunta claramente hacia la dirección de la personalización. Voluntad que se materializa en el nuevo taller de customización de lujo en esta flagship store de la marca en Milán y en la colección GucciGhost (haz click aquí para verla al completo), que es una invitación en toda regla para hacer de nuestras prendas Gucci algo nuestro.

gucci-diy-customization-boutique-1

La irreverencia y rebeldía de los diseños de Trouble Andrew coprotagonizan este editorial de HighSnobiety, You Better Don’t Run, que no pudimos evitar enseñar. El concepto: la interpretación andrógina de la moda de Michele en intersección con esta nueva colección que grita de todo a través del logo de la marca graffiteado y al revés, de calaveras, de diamantes y OVNIs dibujados sobre las prendas.

Ahora solo queda apuntar cientos de horas extra a nuestras nóminas o seguir soñando despiertos, para poder hacernos con todas y cada una de las prendas de Gucci FW16 y GucciGhost aquí

gucci-guccighost-interview-berlin-16-960x640