By
Quim Coll
399666
399669
399678
399679
399682
399683
399689
399706
399715
399718
399722
399728
399730
399734
399741
399744
399747
399749
399750
399752

Gucci celebró su último desfile durante la última jornada de la pasada (y primera) Milan Digital Fashion Week. Allí, el Director Creativo de la firma Alessandro Michele completó su particular trilogía con un espectáculo único en su especie que tituló Epilogue. La colección era un capítulo que daba conclusión a los últimos trabajos del diseñador italiano; una serie de colecciones experimentales en las que Michele ha jugado con las reglas más tradicionales de la moda. De hecho, por primera vez en la historia de la marca en la pasarela no hubo modelos, sino los diseñadores detrás de cada una de las prendas de la colección. ¿El resultado? Una experiencia única que ya estamos listos para repetir. F: Todas las imágenes de Mark Peckmezian para Gucci ‘Epilogue’. © Gucci

Epilogue, la última colección de Alessandro Michele para Gucci, rompió esquemas colocando a los diseñadores en la pasarela digital de Milán

Las últimas colecciones de Michele rezuman la idea de comunidad. El mismo diseñador, hablando con la revista AnOther, aseguró que, de una forma mágica en estos momentos tan difíciles para el contacto humano, sintió una comunión única en sus últimos desfiles. El desfile de Milán presentó una narrativa visual dirigida por el londinense Akinola Davies. Michele explicó al público que el confinamiento obligatorio de mitades de marzo le regaló un tiempo de oro que hasta el momento no había podido reservar para experimentar con distintas ideas sobre la moda que se alejan de los cánones habituales.

Estas ideas se trasladaron a una campaña en febrero, otra en mayo y esta última de julio en la que que, retransmitida en directo desde el Palazzo Sacchetti de Roma, el equipo de diseñadores al mando de Michele tomó la pasarela con sus creaciones, convirtiendo así los creadores en modelos. El genio creativo aseguró que la colección es el fin, pero también el principio, de su particular experimento; un intento de utilizar el mundo de la moda como un espacio para crear, y un laboratorio de experimentos para disociar la narrativa de la moda, los espectáculos, los desfiles y la narrativa de todo aquello que intentan representar.

La colección en sí nos muestra todas las características del estilo de Michele y su equipo, además de algunas colaboraciones interesantes con diseñadores como Kenn Scott, marcas como Liberty y personajes de dibujos animados como el Pato Donald (cortesía de Disney) o Doraemon. Todo, en un trabajo comunitario para reforzar el mensaje de excentricidad, eclecticismo, experimentación y diversión que Alessandro Michele ya ha convertido en su emblema.