By
Quim Coll

Efectivamente, la prestigiosa revista TIME ha nombrado Person of the Year a la activista sueca Greta Thunberg. Estaba cantado; a sus 16 años Thunberg ha despertado un movimiento que está sacudiendo medio mundo para una de las causas más importantes de la historia de la humanidad: nuestra propia supervivencia. F: Greta Thunberg en Lisboa. © Manuel de Almeida

La revista TIME nombra a Greta Thunberg como Person of the Year por convertir una vaga preocupación sobre el Planeta en un movimiento mundial

Greta empezó un movimiento global haciendo pellas; en 2018 se saltó clase para acampar delante del Parlamento sueco con un cartel en el que simplemente ponía Skolstrejk för klimatet (huelga estudiantil por el clima). Ha pasado un año y medio desde entonces, y Greta ha tenido la oportunidad de discutir sobre la emergencia climática con las Naciones Unidas o el Papa Francisco, además de discutir cara a cara con Donald Trump.

Ahora mismo, Greta se encuentra en un tren de vuelta a Estocolmo tras varios viajes con barcos de 0 emisiones para asistir a la Cumbre del Clima 2020 de Nueva York y a la de Madrid, que se celebró esta pasada semana en la capital española. Allí habló delante de las principales personalidades políticas de medio mundo y habló bien claro: les dijo que quería que entrasen en pánico para poder sentir el terror que ella sentía día a día y, a partir de ahí, actuar.

Cortesía de Youtube/TIME

Pero TIME no ha nombrado a la activista sueca persona del año por la gente con la que ha conseguido discutir sobre la emergencia climática. Lo ha hecho, en sus propias palabras, «por convertir una vaga preocupación sobre el planeta en un movimiento mundial que exige un cambio global». De hecho, la revista también destaca, en portada, «el poder de la juventud», que siguiendo la estela de Thunberg ha tomado cartas en el asunto, ocupando las calles con manifestaciones como la del 27 de septiembre, la manifestación por el clima más multitudinaria de la historia. Por eso Greta Thunberg es la persona del año; un premio para las generaciones del futuro que luchan por salvarnos del desastre que hemos provocado.