By
Quim Coll

No podíamos cerrar un año como 2019 sin hacer un repaso exhaustivo a todos los álbumes que han salido este año, que además ha sido curiosamente excelso para la música. Decimos curiosamente porque debemos tener en cuenta que se acaba una década. Ya hay miles de publicaciones que han presentado sus listas de mejores discos de una década que empezó marcada por el My Beautiful Dark Twisted Fantasy de Kanye West y en la que hemos disfrutado de discos tan destacados como To Pimp A Butterfly de Kendrick Lamar; Blonde de Frank Ocean; Be The Cowboy de Mitski, o Carrie & Lowell de Sufjan Stevens.

FKA twigs, Big Thief, Lana Del Rey, DIIV y Weyes Blood han publicado nuestros cinco álbumes favoritos de este 2019 que ya se acaba

Decimos también curiosamente porque varios de los álbumes que han salido este 2019 podrían estar perfectamente en el top 10 de la década. Han sido 10 años de cambios, tanto generacionales como de sonido. La música urbana ha desplazado al indie rock guitarrero con el hip hop como máximo exponente de la música de calidad a día de hoy. Aún así, nuestro top de álbumes de 2019 vira hacia la música pop, con amplia representación femenina de la mano de alguna de las divas más importantes de nuestros tiempos. Sin más dilación, y del 5 al 1, allá van nuestros álbumes favoritos de 2019:

5. Weyes Blood – Titanic Rising

Weyes Blood, el proyecto comandado por la norteamericana Natalie Mering, ha superado todas las expectativas puestas en su cuarto álbum de estudio, Titanic Rising (Sub Pop). Es su trabajo más complejo, atrevido y ambicioso hasta la fecha, una banda sonora que bebe de distintas épocas para sonar lo más atemporal posible. Titanic Rising habla sobre cómo las tecnologías han afectado al romanticismo, y sobre cómo mantener la calma en la situación de emergencia climática en la que nos vemos sumidos. Y la única realidad que Mering quiere transmitir con sus canciones es que, a pesar del inevitable Apocalipsis, la esperanza y el amor son lo último que se pierde.

Cortesía de Youtube/Weyes Blood

4. DIIV – Deceiver

Deceiver (Captured Tracks) es el álbum que todos esperábamos de DIIV. La banda se presentó en 2012 con Oshin, un disco avanzado a su tiempo, y no supo rematar la faena en 2016 con la publicación de Is The Is Are, un disco que les podría haber coronado como una de las bandas de indie más destacadas de la década. Problemas internos y de adicción mermaron la banda pero, tras unos años de descanso y un paso por rehabilitación mediante, han vuelto más fuertes que nunca con su tercer disco, en el que han virado del dream-pop al shoegaze. En Deceiver brillan las líneas de guitarra, la distorsión, el ruido y el espíritu de los 90, que sigue más vivo que nunca gracias a bandas como la de Zachary Cole y los suyos. Y para muestra, un botón:

Cortesía de Youtube/Captured Tracks/DIIV

3. Lana Del Rey – Norman Fucking Rockwell!

Lana Del Rey ha reventado la mesa de un puñetazo para reivindicarse como una de las mejores compositoras de nuestros tiempos. En Norman Fucking Rockwell!, el mejor disco del año para la mayoría de publicaciones del mundo, Lana consigue que su personaje, creado en un compendio de más de 10 años, suene tan familiar que es prácticamente imposible no empatizar con ella en todas y cada una de las canciones del álbum. La primera frase del disco («Goddamn, man-child/You fucked me so good that I almost said I love you«) es, a la vez, todo lo que nos gusta de Lana y todo lo que hace grande este álbum: una honestidad brutal, una lírica irónica y trabajadísima y una artista que no tiene ningún miedo de mostrar todas y cada una de sus debilidades porque sabe que serán compartidas por su público. Además, el álbum contiene The Greatest, una de las mejores canciones de este año:

Cortesía de Youtube/Lana Del Rey

2. Big Thief – Two Hands

El 2019 de Big Thief es para enmarcar. La banda neoyorquina, liderada por Adrianne Lenker, publicó su debut Masterpiece en 2016, su segundo álbum Capacity en 2017, en 2018 dos de los miembros del grupo publicaron discos en solitario y este año nos han bendecido con dos discos en el transcurso de siete meses. Aunque, discutiblemente, podríamos defender el primero de ellos, U.F.O.F., como mejor disco de su 2019 particular, desde aquí apostamos por Two Hands, una vuelta a los orígenes en la que la banda despliega un folk cálido y amable pero a la vez violento y reivindicativo; un álbum en el que las canciones malas brillan por su ausencia y en el que encontramos canciones como Not, que deberían pasar directamente al Olimpo de la música.

Cortesía de Youtube/KEXP/Big Thief

1. FKA twigs – MAGDALENE

No podía ser otro. MAGDALENE nos enamoró desde antes de anunciarse. Cuando vimos el despliegue físico y emotivo de FKA twigs en su paso por el Primavera Sound 2019 supimos que MAGDALENE sería el mejor disco del año, saliera cuando saliera. Es imposible escuchar MAGDALENE sin tener en cuenta la vida de la artista inglesa, desde sus problemas amorosos hasta la enfermedad que la dejó fuera de combate en una capa más superficial del disco. Si te adentras más a fondo en MAGDALENE, no obstante, puedes catalogar todas y cada una de las influencias de twigs, además de sus pensamientos exactos en temas ancestrales como el amor, el sexo, la pasión o la religión, a menudo enlazados entre ellos. FKA twigs ha conseguido verter todo su ser en un disco que palpita a cada segundo, un disco valiente y desafiante que demuestra que twigs es una de las mejores artistas de nuestra generación.

Cortesía de Youtube/FKA twigs