By
Cecilia Díaz Betz

Aparecen los primeros rayos de sol contundentes y en seguida empezamos a buscar un par de gafas de sol nuevas. Eso sí, termina el verano y las pobres están tan hechas polvo que no sabes ni por dónde empezar a repararlas y dudas seriamente sobre su supervivencia.

Makr ha lanzado una colección de fundas de gafas que brilla por su sencillez, discreción, ligereza y resistencia

Siempre nos pasa lo mismo, nos olvidamos de renovar la clásica y tan necesaria funda de las gafas y, claro, pasa lo que pasa. En esa gastada bolsita de tela donde las llevamos, no sobreviven. Ya hemos pasado el ecuador del año, pero todavía quedan muchas horas de sol por delante, así que estamos a tiempo de enmendarlo. Nuestra propuesta llega de la mano de Makr. Esta firma norteamericana ha lanzado una colección de fundas de gafas que brilla por su sencillez, discreción, ligereza y, lo que es más importante, resistencia. Casi, casi para toda la vida. Las fundas de gafas Makr están fabricadas a mano con el famoso cuero de Horween de manera totalmente artesanal, una garantía de calidad. Las encontraréis en cinco tonalidades diferentes de marrón y cuentan además con un práctico broche en dorado. Una opción perfecta, manejable y duradera para mantener algo tan preciado como tus gafas de sol a salvo. Elige tu color preferido y hazte con una haciendo click aquí.

Makr_Hand_Sewn_1