By
Laura Hernandez

A estas alturas de la película podríamos ya considerarnos expertos en burgers gourmet, bocadillos de autor y pizzas napolitanas. Pero hasta ahora, habíamos dejado de lado al hermano pequeño de este tipo de fast food reconvertido: el frankfurt. El hot dog de toda la vida, el que tantas veces hemos visto por la tele en las películas made in USA está de enhorabuena porque Frankie’s ha llegado a la ciudad.

En Frankie’s, el frankfurt es el rey, no tiene rival y viene muy bien acompañado

Este nuevo lugar de peregrinación para los amantes de los frankfurts -relegados hasta hoy a momentos de resaca o como aperitivo en nuestras visitas al IKEA-, parece que dará mucho de qué hablar. Aquí el frankfurt es el rey y, combinado con múltiples sabores e ingredientes, lo elevan a esa categoría tan ansiada: el frankfurt gourmet.

No os voy a engañar y es que, aunque las expectativas con las que acudí al local no eran para tirar cohetes, el resultado fue tan sorprendente que, sin duda, volveré. Los frankfurts están clasificados en tres grupos: los Old Frankies, los New Frankies y los Premium Frankies. Los protagonistas del primer grupo son los clásicos, los de toda la vida, con un toque de modernidad. Ketchup, mostaza, bacon, queso o cebolla crujiente son los ingredientes que encontrarás para aderezar los Old Frankies.

12438999_1098907983474040_6890906627373991759_n

En el segundo grupo, la cosa se pone caliente y es que el de guacamole con mango, mayonesa de cilantro y tiras de maíz frito; el de crema de curry con ensalada fresca de cebolla tierna, manzana ácida y hierbas aromáticas; el de mozzarella, tomate, albahaca y pesto o el picante, son la bomba.

12657341_1104902479541257_4223363534438693265_o

Por último, los Premium Frankies son palabras mayores. Después de pegarle un bocado al de foie con cebolla, manzana y cebolla crujiente; el de ceps y trufa o el de gamba con mayonesa de soja, no querrás compartirlo. Para acompañar estas delicias tienen también las bravísimas, la ensaladila y las bombitas de queso, que funcionan como el complemento perfecto a los frankfurts. También cuentan con un menú de mediodía por 8 euros, ideal para aquellos que trabajéis por la zona y, si quieres la versión vegetariana, prueba su original frankfrut de tofu.

Comer en Frankie’s -con todos los extras-, te saldrá por unos 12€, si además le incluyes uno de sus deliciosos postres caseros, como el cheesecake o el sorbete de manzana ácida con crumble de galleta y crema.

© Fotos: Pau Esculies

Detalles