By
Cecilia Díaz Betz

Si no hace muchos días teníamos el inmenso placer de llevaros de paseo por los cañones del río Paiva en Portugal, a través de una increíble pasarela que atraviesa unas angostas y espectaculares montañas (recuérdalo aquí); ahora nuestro rumbo lo hemos puesto hacia el este de Europa en busca de esa misma espectacularidad, pero con la vista puesta en el cielo.

Una imponente estructura del estudio de arquitectura local Frànek Architects, que se cierne sobre el frondoso bosque circundante

En una zona remota cerca de Dolní Morava en la República Checa, se encuentra el Sky Walk. Una imponente estructura, obra del estudio de arquitectura local Frànek Architects, que se cierne sobre el frondoso bosque circundante. Se trata de una torre de observación de 50 metros de altura, construida sobre vigas de madera y acero. Cuenta con una rampa o pasarela serpenteante, que va rodeando la estructura como una espiral, al tiempo que asciende progresivamente. Para haceros una idea, recuerda en diseño a un clásico y enrevesado tobogán de parque acuático. En este extraordinario camino al ‘cielo’, los audaces visitantes que lleguen a la cima tienen doble premio esperándoles: unas vistas impresionantes de la montaña Králický Sněžník y una malla suspendida en lo alto donde tumbarse para recuperar el aliento y embriagarse con la sensación de estar casi volando (evidentemente, esto no es muy apto para gente con vértigo). Cuenta también con unas escaleras de caracol situadas en el centro de este esqueleto, para subir más directamente y, sobre el descenso, os contamos que se puede llevar a cabo muy rápido deslizándose por un tobogán. Visita la web de Frànek Architects para obtener más info y ver otros interesantes trabajos de este estudio.

Captura de pantalla 2016-05-18 a las 11